radar

Domingo, 30 de enero de 2011

FAN › UN ACTOR ELIGE SU ESCENA DE PELíCULA FAVORITA: MARTíN PIROYANSKY Y LA MáSCARA, DE CHUCK RUSSELL, CON JIM CARREY

Animate

 Por Martin Piroyansky

La máscara, la película de 1994, y su protagonista Jim Carrey, fueron las razones que me decidieron a dedicarme a la actuación. Llegué a ver la película en el cine bastante por casualidad: a los ocho años no tenés mucha decisión sobre lo que vas a ir a ver. Pero fui, de hecho, dos veces a verla; era la primera vez que repetía una película en el cine. La primera vez fue, creo, con mi hermano, y casi seguro en el Rivera Indarte, el cine de Flores. Quedé fascinado con Jim Carrey. La segunda vez fue un tiempo después, en Villa Gesell, y ya estaba fanatizado con él.

La escena que elegí es sólo una más en la película, pero creo que logra conjugar todo lo que me generó la película. Es una situación que tiene lugar en el Coco Bongo, el boliche al que el personaje de Carrey quiere acceder. El lugar está vacío, la gente lo evacuó por una situación violenta, y quedan cara a cara “La Máscara” y “el villano” con su guardaespaldas. El villano da la orden de que le disparen a La Máscara y, entre los tiros, éste hace un show de humor. Aprovecha cada tiro para aparecer disfrazado de distintos personajes, entre ellos varios actores famosos, y por último hace un típico acting de Hollywood de persona herida de bala. Moribundo, camina graciosamente hasta el guardaespaldas que lo sostiene en brazos, y hace su discurso final. Es tan melodramático y emotivo que una mano le entrega un premio Oscar y agradece a un público que lo aplaude de pie. La máscara estaba llena de referencias a los dibujos animados clásicos, como el del Lobo al que se le salen los ojos cuando ve a la chica de rojo; una escena que es todo un emblema de la animación. Pero lo increíble para mí era que existiera un actor que fuera un dibujo animado, y eso es justamente Jim Carrey. En pocos minutos podemos verlo entrar y salir de distintos personajes creyendo absolutamente en cada uno de ellos. Verlo actuar siempre fue como tomar clases de actuación. Creo que vi prácticamente todas sus películas. En general recibe bastantes críticas, supongo que por lo subido de tono que está siempre. Pero a mí eso me encanta.

Hoy todavía lo sigo, veo cada película que saca. Poco después de ver La máscara fui al videoclub y averigüé qué había de él y me pasaron Ace Ventura, que no era muy para chicos, y hasta era un poco angustiante ver a ese tipo simpático haciendo una cosa tan agresiva y violenta. Pero seguí viendo todo lo que hacía, y hoy soy muy fanático también de las que hizo con los hermanos Farrelly, como Irene y yo y mi otro yo. (Y también soy muy fanático de los Farrelly.) Esa manera que tiene Carrey, ahí, de actuar con todo el cuerpo, en especial en esos momentos que se repiten a lo largo de la película, que son cuando se convierte de un personaje a otro, de bueno a malo, me parece increíble: hace una disociación con el cuerpo que es impresionante; todavía lo veo y no entiendo qué es lo que está haciendo, cuál es el truco. Lo increíble es que hace un par de años volví a ver La máscara, no la había vuelto a ver desde que era chico, desde aquellas dos veces en el cine, y a pesar de que la tenía súper idealizada, no me decepcionó para nada; es más, pensé un poco sorprendido: ¡Todos estos años y me sigue gustando!

Puede ser que para mucha gente no tenga sentido, pero yo sigo sosteniendo que fue Jim Carrey el que me llevó a actuar. En rigor, mi mamá me llevó a estudiar teatro porque yo seguía todas las obras en las que actuaba mi papá –que es odontólogo, pero hacía teatro vocacional– y me aprendía los textos. Pero fue Carrey el que me dio el horizonte, aunque yo, que hago bastante humor, nunca haya intentado hacer nada parecido a lo que hace él. Es más probable que, para actuar, use todo lo que aprendí viendo a Buster Keaton que es un poco lo contrario de Carrey (y siento como una asignatura pendiente filmar una película muda como las de Keaton, a ver qué pasa hoy con algo así). Pero Carrey sigue siendo para mí el referente, el origen, la razón, el principio de todo, como un dibujo animado que viste de chico y no te olvidás más.

Martín Piroyansky actúa en Excursiones, la última película de Ezequiel Acuña, que fue editada hace un par de meses en dvd, y actualmente coprotagoniza junto a Adriana Aizenberg La vieja de atrás, segunda película de Pablo José Meza, que sigue en cartel.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.