radar

Domingo, 29 de marzo de 2015

VALE DECIR

BESTIARIO

En su declaración de objetivos, la artista japonesa Akiko Kobayakawa reconoce que su interés –a la hora de poner tinta autóctona, témperas y acrílico en papel– es una y una sola: “Explorar la afinidad y similitudes entre nuestro cuerpo, los animales, las plantas y los objetos cotidianos”. Empero, quizá corta de analogías, decidió ir más lejos y crear seres antropozoomorfos, dignos de una mitología fantástica. Mitología ambigua donde inocentes animales lucen piernas sexies, del tipo Tim Curry en The Rocky Horror Picture Show (sí, así de sensuales). Surrealista y, a la vez, delicada, la obra combina femenino-masculino, fauna y humanidad, desandando límites y barreras para bambis, vacas, flamencos y lobos, entre otras bondades naturales que no temen calzarse los tacos. “Pinto lo cambiante, algo imperfecto, algo único”, asegura sucintamente quien afinó habilidad en el Kingston College de Reino Unido y hoy reside en Tokio. Acompañada de imaginarios bichos coloridos con extremidades para el modelaje, muy probablemente.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.