radar

Domingo, 12 de julio de 2015

VALE DECIR

LAS ZAPAS PACIFISTAS DE KENDRICK LAMAR

“Si la paz debe comenzar en algún sitio, ¿por qué no arrancar por los pies?”, habrá meditado el astro hiphopero Kendrick Lamar previo a lanzar su más reciente trabajo; que, lejos del rap y otras mieles musicales, se trata de... un par de zapatillas. No cualquiera, por supuesto: las emblemáticas “Ventilator” de Reebok. Ocurre que, frente al aniversario número 25 del citado calzado, la firma decidió festejar su estatus icónico, de culto, amén de aquellos paneles laterales que supieron asistir a la ventilación de los piecitos. Con dicha meta entre ceja y ceja (o dedo y dedo, a juzgar por la temática), la empresa convocó al muchacho de las rimas y le encomendó realizara su intervención al adminículo running. Tarea que el joven Lamar aprovechó para pasar, sí, un mensaje de paz. Más específicamente, un mensaje de paz entre las dos pandillas de su Compton natal, los Bloods y los Crips. Gangs a las que ya soñaba ver convivir armónicamente en “m.A.A.d city”, del disco Good Kid, m.A.A.d city. O en “i”, del más reciente To Pimp a Butterfly.

Visto y considerando que nada dice “unión y avenencia” como un buen par de Reebok, el modelo aplica el concepto de sana convivencia desde costuritas y colores. A saber: además de la correspondiente firma (“Kendrick Lamar”) y la palabra “Neutral” en la plantilla, la zapa derecha suma el término “Red” (Rojo), color con el que se autoidentifican los Bloods, y “Blue” (Azul) para el pie izquierdo en clara distinción de la troupe de los Crips, de Los Angeles. A la venta desde el 18 de julio por la nada económica cifra de 143 dólares (¿quién dijo que el amor fraterno fuera económico?), la iniciativa no le valdrá un Nobel de la Paz, pero ciertamente le significará unos cuantos apretones de manos. Y la satisfacción, por supuesto, de ahondar en un tema que claramente lo convoca. Finalmente, sólo hace unos meses, el rapero declaraba: “En mi ciudad de origen hay mucha cultura pandillera; en vez de tirarme en contra de sus símbolos, yo intento unirlos, juntar todos nuestros corazones. Para encender la idea de que el cambio, a través mío o de mi música, es posible. La gente honra y respeta eso, ¿sabés? Dice: ‘Este chico puede hacer que las cosas sean un poco diferentes para la comunidad’”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared