radar

Domingo, 22 de mayo de 2016

VALE DECIR

BIBLIOTECAS, DESDE AFUERA

Para la ensayista Germaine Greer, adentrarse en cualquiera de ellas, sin importar cuál, dónde, cuándo, es como llegar a su hogar. Para T.S. Eliot, su mera existencia era la mejor evidencia de que aún hay esperanza para el futuro del hombre. Mientras, Jorge Luis Borges soñaba con sus estanterías eternas, figurándose el Paraíso bajo la especie de, sí, una biblioteca. Entonces: pasión, devoción, exaltación por estos espacios perennes que conservan libros, con el gentil beneplácito de permitir consulta o préstamo. En muchos casos, haciéndolo -colmo de bienes- en edificios que roban tantos suspiros como los tesoros que la propia Virginia Woolf gustaba saquear nomás pisar una biblioteca. De hecho, tantas inspiraciones le han escamoteado al arquitecto e ilustrador portugués André Chiote que no ha podido sino dedicar su más reciente serie a algunos de sus ejemplares más memorables, emblemáticos y contemporáneos, a los que ha retratado en posters minimalistas que capturan la esencia de sus correspondientes estructuras. “Sin libros, pero con cantidad de detalles arquitectónicos”, subrayan medios a diestra y siniestra, encandilados por las evocativas composiciones visuales. “Las bibliotecas son casas para los libros. Y periódicos. Y revistas. Y música. Y películas. Todo el mundo conectado, donde nos encontramos con nosotros mismos y con los demás. Son nuestros recuerdos y nuestra herencia. La referencia del conocimiento y del ocio, y también de lo urbano. Las bibliotecas son aquellas casas donde siempre hay que volver”, se planta don Chiote, partiendo de las fachadas para representar a las susodichas con ínfimos elementos abstractos, pura forma geométrica. Incluidas la Biblioteca Municipal de Viana do Castelo, obra del arquitecto Álvaro Siza; la germana Cottbus Library, del grupo suizo Herzog & de Meuron; la Nueva Biblioteca de la Universidad de Aberdeen, del estudio Schmidt Hammer Lassen; la Nacional de Francia, por Dominique Perrault; la Biblioteca Central de Seattle, de la firma holandesa OMA; por citar unos pocos casos. Casos que evidencian cómo, en ocasiones, la apariencia está a la altura del interior.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.