radar

Domingo, 25 de noviembre de 2007

VALE DECIR

Confieso que me he excedido

Los habitantes del pueblo mexicano de Zempoala se levantaron contra Francisco Xavier López, el sacerdote de la localidad, acusándolo de ofender violentamente a los feligreses, violar el secreto de confesión y haberse hecho de alguna que otra pieza de arte sacro. Según informó el diario Reforma, el sábado pasado la turba lo obligó a irse de la iglesia y lo amenazó con lincharlo si se le ocurría volver. “El padre nos exhibe durante la homilía, nos regaña de una manera muy grosera, nos humilla”, se quejó un hombre del pueblo. Y parece que el proceder del clérigo no era lo que se dice encantador: “A los ancianos les ha dicho que para que ya no roben oxígeno mejor se den un balazo y cuando alguien se confiesa en la misa revela lo que la persona le ha dicho en secreto de confesión”, añadió el indignado vecino. Reunidos en la plaza principal con piedras y cadenas, obligaron a la policía a que se presentase en la zona para evitar incidentes. Al parecer, la última ofensa del párroco, que desencadenó la crisis, fue cuando se negó a dar la bendición a un difunto, molesto porque habían abierto el ataúd. Los inconformes con el sacerdote lo acusaron incluso de haber robado objetos de arte de la iglesia del pueblo y de otros templos de la zona, de los que ha estado a cargo. “Ya no queremos verlo por aquí. No tiene respeto por nada”, amenazaron los vecinos.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.