radar

Domingo, 6 de enero de 2008

VALE DECIR

Perfil registrado

El gobierno de Egipto intentará proteger su patrimonio arqueológico con una nueva ley de copyright por la que se arrogará el derecho a reclamar indemnización cada vez que alguien reproduzca las pirámides, la esfinge y demás monumentos del país. El secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Zahi Hauas (CSA), explicó la medida sin vueltas: “Necesitamos fondos para el mantenimiento de espacios arqueológicos. La nueva ley prohibirá completamente la duplicación de monumentos históricos egipcios”. La medida aspira a tener alcance internacional, pero sin perjudicar a los artesanos locales: “No se prohibirá a los artistas egipcios o extranjeros obtener beneficios sobre dibujos o reproducciones de los monumentos faraónicos, mientras que no hagan reproducciones exactas”. ¿Y qué pasa con Las Vegas y su famoso Luxor Hotel, con forma de pirámide? “No es una copia exacta”, aclaró Hauas. Lo que nadie se atrevió a preguntar fue si enviarán representantes legales a Sadaic a cobrar regalías cada vez que se pase “Cleopatra, la reina del Twist”.

El prefijo crucifijo

Los habitantes del pueblo norteamericano de Reeves, Luisiana, consiguieron cambiar el prefijo telefónico local. No por puro capricho sino porque a los pobres diablos les había tocado en suerte el 666, el número de la bestia. Para conseguir la modificación fue necesaria la presión de la comunidad cristiana local durante más de cuarenta años. Ahora, residentes y comerciantes podrán publicar sus teléfonos con el prefijo 749. El alcalde Scott Walker dijo que ha sido uno de los retos más importantes de su mandato.
“Era una mancha para nuestro pueblo —dijo—, ya que somos buenos cristianos.”

SantosMilagrosSeculares

Basta de llevar a San Expedito a todas partes en la billetera. ¿Para qué están el mp3 y el celular? Una empresa italiana con mucha fe en el dinero acaba de lanzar un nuevo servicio para creyentes con poco tiempo y teléfono móvil: el envío de imágenes de santos patronos y protectores. El coso nuevo, por así llamarlo, tiene nombre, La santa protección, y se actualiza semanalmente con el envío de un mensaje SMS de un querido santo o beato, con su imagen y plegaria. A la venta están: la Virgen de Lourdes, el santo venerado por los napolitanos San Genaro y el “Capuchino de los estigmas”, Padre Pío, a quien los italianos piden todo tipo de milagros. En el listado brillan figuras que todavía no fueron canonizadas, como Juan Pablo II (cuya beatificación está en curso), y Benedicto XVI. El servicio fue creado por Barbara Labate, una joven empresaria milanesa, que piensa cobrar tres euros por imagen y 50 centavos de euro por oración enviada vía SMS, más el costo de la comunicación. La idea no recibió la bendición del Episcopado italiano: monseñor Lucio Soravito Franceschi, de la comisión para la doctrina de la fe, fustigó “la instrumentación de la fe y el lucro con los santos”. Pero para el que sienta el llamado de la curiosidad: www.santiprotettori.com

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.