radar

Domingo, 30 de enero de 2011

VALE DECIR

Ya no se puede matar a nadie en paz

En Estados Unidos hay un protocolo para las ejecuciones por inyección letal. Allí se establece qué drogas deben usarse; no se admiten reemplazos. Una de esas sustancias –el pentotal sódico– actualmente la vende una sola compañía en Estados Unidos: Hospira Inc., que tiene una fábrica en Italia.

Tener una planta en Italia debe haber sonado como una buena idea en su momento, una estrategia para bajar costos. Sin embargo nunca se imaginaron el lado malo de estar sujetos a las leyes europeas –o nunca se dieron cuenta de que los otros países también tienen leyes–.

La Unión Europea se opone a la pena de muerte; el gobierno de Italia, como buen vecino comunitario, le informó a Hospira que sólo le permitirá fabricar pentotal sódico si garantizan que no será usado en ejecuciones.

Hospira declaró en un comunicado de prensa que, si bien la compañía suele derivar la droga a hospitales, va a detener la producción: no pueden impedir que la droga se abra camino hasta las cárceles y quieren evitarse problemas con la ley italiana.

El pentotal sódico es un anestésico; de las tres drogas que participan de una inyección letal, es la primera. Es tan importante que hay un par de estados que usan sólo el pentotal, ya que en una concentración alta puede matar por su cuenta.

Sin la producción de Hospira todas las ejecuciones por inyección letal deberán ser suspendidas hasta que las leyes cambien, cuenta el diario The Guardian. En Texas, el estado número uno en ejecuciones, el inventario de la droga estrella expira el próximo marzo y no saben qué inventar para llevar a cabo dos asesinatos legales que tienen programados después de esa fecha.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.