radar

Domingo, 27 de febrero de 2011

VALE DECIR

El cisne negro que todos llevan dentro

En Letonia, durante una función de la película El cisne negro, había un señor de 42 años que comía pochoclo haciendo mucho ruido. Resulta difícil, por no decir imposible, meterse por completo en la atmósfera del cine cuando los sonidos foráneos una y otra vez hacen reaparecer la realidad.

La película, para resumirla de alguna manera, cuenta la historia de una bailarina que se ve sometida a intensas presiones y recorre un sinuoso camino hacia la locura.

Al terminar la película, otro espectador le disparó al masticador de pochoclo. Aparentemente, consideró que una persona capaz de hacer tanto ruido durante la función no merecía seguir viviendo. El tirador quizá traía la locura de casa o quizá la película, a pesar de los distractivos ruidos, lo llevó hasta allí. El señor de 42 años se quedó congelado para siempre en esa edad: no sobrevivió a las heridas. Su asesino, un joven de 27 años, fue arrestado y tiene varios testigos en su contra. Irá preso, merecidamente preso; mientras tanto, sufre la industria del pochoclo en Letonia porque ahora ¿quién se anima a comer pochoclo en el cine?

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.