radar

Domingo, 25 de mayo de 2003

VALE DECIR

Vale decir

Y si es nena le ponemos “La Thatcher”
Dos semanas atrás era la pareja sueca que quería ponerle Superman a su primogénito. Como si estuviera vigente una competencia por el bautismo más espantoso del mundo, días atrás una pareja china nombró a su recién nacido en “homenaje” a Saddam Hussein y el SARS, la neumonía que se ha convertido en la pesadilla epidemiológica del año. La cosa es más o menos así: un matrimonio de la región de Wuhan acaba de tener un nene y de arruinarle su futuro casi en un solo movimiento, según un matutino del sur de China, al decidir anotarlo bajo el simpático nombre de Saddam Deng Sars. El padre de la criatura –ya que a partir de ahora sólo podrá ser considerada de esa manera– decidió, además, honrarse a sí mismo, ya que su nombre es Deng. ¿A qué se debieron las otras dos elecciones? Deng alega que la inspiración vino del entorno mismo: su hijo nació el día que “estalló la guerra” en Irak, y que para cuando pudieron llevarlo a su hogar, el SARS era la principal preocupación del país. El registro todavía no es oficial, y está por verse si se los aceptarán.

Telarañas en el cerebro
Dicen que es cierto, cuentan que es verdad. Y que se supo: el Hombre Araña no es Peter Parker sino Michael Jackson. El fantasma antes conocido como un ex integrante de los Jackson Five y exitoso creador del tema “Thriller”, se apersonó la semana que acaba de terminar en la oficina de un congresista de su zona de residencia con el rostro cubierto por una máscara de Spiderman. Y lo hizo con un propósito adecuadamente justiciero: dejar asentada su queja ante las escasez de locales de fast food en las cercanías de su rancho Neverland (es decir, el rancho de Nunca Jamás: la tierra de Peter Pan y sus niños, por si no quedó claro). El representante acosado fue un tal Elton Gallegly, de Solvang, California. “¿Cómo puede ser que Solvang no tenga restaurantes de comida rápida?”, dicen que dijo. A lo que se le respondió que sólo había un local de la sandwichería Subway, despertando la indignación del superhéroe, un devoto confeso de las “especialidades” de la cadena Taco Bell. Entonces, el cantante de 44 años de edad se sacó la máscara, pidió disculpas por irrumpir en la oficina de un diputado de la manera en que lo hizo, firmó unos autógrafos y se hizo humo a bordo de un Bentley negro, aparentemente en dirección al Taco Bell de una ciudad cercana.

El rey de los rulemanes
Tesco, una compañía británica ligada circunstancialmente a Race for Life (un evento destinado a recaudar dinero para el tratamiento y la cura de cánceres femeninos), acaba de publicar los resultados de un estudio por demás necesario y de urgente actualidad, acerca de la extraña relación que establecen los varones con los carritos de supermercado. Al parecer, las habilidades del macho promedio a la hora de manejar uno de esos clásicos changuitos metálicos por los atestados pasillos de un supermercado son ostensiblemente mayores a las de las conductoras hembras. Según dicho estudio, además, son los hombres mismos quienes se han rankeado de esa manera: tres cuartos de los tipos consultados como parte de la investigación consideran que su pericia en la conducción changuitera es indiscutible. Y que, en comparación, unas seis de cada diez mujeres se ubican a sí mismas muy alto en esa misma tabla de posiciones. El estudio también indica que se recorren unos 900 millones de kilómetros-carrito por año: unos 3600 km en la vida de conductor-de-carritos-de-supermercado estándar. En Inglaterra ya hay quienes sugieren la implementación de directores de tránsito de changuitos, zonas de estacionamiento prohibido, además de carriles para compras, de mano única. Y tal vez, en una de esas,ponerle un límite de velocidad a esa gran mentira del supermarketing llamada “caja rápida”.

Taxi driver te quiere y te cuida
“No se los ofrecemos a todo el mundo”, dice el taxista noruego Karl Erik Roland. Roland trabaja en las calles de Trondheim, en su país, y acaba de sumarse a una campaña gubernamental para promover el sexo seguro. Lo que los tacheros cautos no le ofrecen a todos sus clientes, entonces, pero sí a algunos, son los preservativos que se les entregan a tal fin. Pero la regla número uno es la que impone discreción: “Una vez se subieron a mi auto un chico de 16 y su madre –cuenta Roland–. Era obvio que él quería unos cuantos forros gratis, pero no quería decirlo con su madre al lado, así que se las arregló para hacerme señas”. El jefe de la compañía de taxis para la cual trabaja, un tal Geir Lerdahl, dijo que cada tachero debe saber cuándo y a quién darle los profilácticos: “Uno no le pregunta a una señora de 80 años si quiere un pack de cuatro forros. Lo ideal es que lo pida el pasajero si lo quiere”.

Póntelo, pónselo y poniéndose
Facilidades de pago: el cliente paga y ellas se ponen fáciles. Algo así proponen las chicas de la calles rumanas, quienes acaban de instrumentar un plan de crédito para la oferta de sus servicios sexuales. Se trata de las prostitutas de Hunedoara, en Rumania del Oeste: han decidido que quienes las contraten podrán abonar en cuotas a lo largo de las semanas siguientes a la de la prestación del servicio, en una iniciativa atenta a la crudeza de la crisis financiera que aqueja al país. Una de las emprendedoras muchachas, una chica de 19 años de nombre Loredana, le contó al Jurnalul Nacional: “Los trabajadores no tienen mucho dinero y es por eso que sólo me pagan una vez por mes: cuando cobran. A veces se olvidan o me mienten, pero yo los espero a la salida de la fábrica cuando sé que es día de paga. Por eso es que también acepto que me paguen en cuotas. Hay otras chicas que lo están haciendo y hasta ahora ha funcionado muy bien”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.