radar

Domingo, 23 de junio de 2013

VALE DECIR

Ningún Yogui

Un habitante de Anchorage, Alaska, tuvo lo que podría definirse como una muy mala semana, probablemente la peor de su vida. El muchacho, cuyo nombre no ha sido difundido, no solo fue atacado por un oso, sino que el desafortunado encuentro con el animal también le significó un alerta de la policía, un potencial juicio y, si sus planetas siguen sin alinearse, una posible condena tras las rejas ¿Por qué? He aquí la crónica...

El sábado pasado, el joven salió de una barbacoa de la iglesia local y, bicicleta mediante, decidió dar un paseo. Llevaba consigo algunas sobras del almuerzo cuando se topó con un oso y entonces le soltó algo de comida. Viendo el entusiasmo de la bestia, le lanzó otro bifecito. Ahí fue cuando el animal se volvió loco. Los guardaparques encontraron al hombre ensangrentado y lo llevaron al hospital, donde fueron atendidos sus golpes y arañazos.

Según Ken Marsh, vocero del Departamento de Caza y Pesca del estado, “al momento de hallarlo, cerca del campamento Eklutna Lake, al norte de Anchorage, no decía cosas muy coherentes. Ni siquiera estaba seguro de que el ataque hubiese ocurrido realmente”. Un rato después, ya más tranquilo, relató su breve encuentro con el oso. Ahí fue cuando las cosas realmente se complicaron para el generoso donante de sobras ya que, según las fuerzas de seguridad, el “oso prácticamente fue incitado”. Aunque aún no fue hallado, se cree que es poco probable que ataque a otros transeúntes o viajeros.

¿Cuál fue el grave error que cometió la víctima y que despertó la ira del bicho? Haber compartido su comida, algo que los biólogos aconsejan no hacer con animales salvajes. Ahora, además de tener que recuperarse de las heridas, puede que sea acusado por alimentar ilegalmente a ejemplares de la vida salvaje, comentó Beth Ipsen, de los Alaska State Troopers.

A saber: la angurria salva vidas; y evita causas legales.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared