radar

Domingo, 5 de octubre de 2003

VALE DECIR

Vale decir

sexo x dinero
Tanto para el que sabe leer ruso como para el que no, la imagen de este afiche pagado por la revista Finanzas Rusas lo dice todo. Será por eso que el Comité Moscovita de Control y Evaluación de Ética Publicitaria decidió ordenar su retiro de los cien espacios públicos de la capital en los que había sido pautado. La orden la dio el jefe de la comisión, Igor Presnyakov, mediante una carta de tono intimidatorio. El editor de la revista, Igor Maltsev, se limitó a decir, con absoluto candor, que al principio no entendía qué era lo que estaban representando los signos monetarios en esa imagen, y que él creyó que el euro y el dólar simplemente estaban “bailando”. Hasta que escuchó sobre la carta de Mr. Presnyakov y se le ocurrió que “sí, que tal vez, se tratara de una escena de amor”.

San Porno
En un rincón de Italia todos están corriendo hacia la Iglesia para volver a casarse y bautizarse. ¿Llega el fin del mundo? ¿Lloran la salud del Papa? ¿Temen la extinción de la fe? No: toda la culpa es de una película porno. La cosa empezó hace unos cinco años. Con permiso especial del cura para filmar una escena de casamiento, un pícaro equipo de filmación grabó escenas de sexo junto al altar de la iglesia de Gioioia Vecchio. Cinco años más tarde, un hombre de las inmediaciones se alquiló una porno y, en un momento de desatención, reconoció su iglesita. Convencido de que no hay pecado que por bien no venga, decidió comunicar su descubrimiento al cura. Y éste no vaciló: acaba de declarar non sancto al lugar. Y tamaña decisión tiene caracter retroactivo. Conclusión: todas las bodas y bautismos del último lustro quedan anuladas. Queda por ver si, cuando se calmen las aguas, el video porno no engrosará la lista de souvenirs locales que la comunidad ofrece a los turistas.

El más largo, el más ancho, el más alto
Si la pasión por los récords ya es bastante tonta, la pasión por los récords tontos, ¿qué es? Habrá que preguntarle a los finlandeses: ellos ostentan este año el de mayor tiempo sentados sobre un hormiguero, el de tiro en largo de celulares (de marca finlandesa Nokia, eso sí), el de aguante en el sauna y el de fútbol en el barro. Otro al que se le podría preguntar es el zimbabwense Jonah Mungoshi, que dio una charla de 36 horas, rompiendo el récord anterior de 26. “A solas”, fue el título de la charla robado de cierto programa de Hugo Guerrero Marthineitz, cuyo contenido no trascendió. A los que no les fue tan bien fue al grupo de DJs de un bar berlinés que venían pasando discos ininterrumpidamente desde el jueves: les faltaban sólo 10 horas para batir el récord mundial en la disciplina cuando, a las ocho de la noche del domingo, tocaron a la puerta, alguien abrió, y entraron doscientos noventa y cuatro (294) uniformados. La policía informó que se trataba de una razzia antidroga, quizá para que no se pensaran que andaban tratando de batir algún récord.

Se me hace agua la boca
El dato recorre Internet, pero ahora que se acerca el verano y alguno piensa aunque más no sea en hacerse una escapada al mar, es para tener en cuenta. Al parecer, la ballena azul produce unos 400 galones de esperma al año cuando eyacula, pero sólo deposita en su compañera el 10%; o sea que 360 galones quedan esparcidos en el océano. Así que si usted es de los que se preguntan por qué el agua de mar es tan salada, por las dudas no se la trague.

El objeto de la semana:
El más banana
Este invento del alemán Detlef Kruse se trata nada más y nada menos que de la practiquísima valija para llevar el almuerzo; la más apropiada si el almuerzo consiste en una (1) banana. “Me encanta llevar una banana todos los días al trabajo y, eventualmente, uno se termina cansando de que siempre llegue oscura y machucada entre el resto de la comida”, explicó el tal Kruse cuando le preguntaron por el origen de su invento. La lunchera tiene nombre: Banabox, y se puede comprar en www.banabox.de.

 

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.