radar

Domingo, 1 de noviembre de 2015

INFORME: HISTORIETA ARGENTINA DEL SIGLO XXI

LOS NUEVOS MONSTRUOS

La edición de Informe: historieta argentina del siglo XXI es todo un acontecimiento. Presentada en la muestra rosarina Crack Bang Boom, es un volumen de lujo publicado por la Editorial Municipal de Rosario, que presenta 20 artistas de una nueva generación de historietistas, menores de 40 años, todos ellos autores tanto de los guiones como de los dibujos de sus obras. Concebido con un espíritu federal a la hora de la selección y lejos de pretender presentar un nuevo canon, el libro compilado por el poeta y editor José Sainz elige ampliar los límites del género, apostando por la experimentación y los nuevos horizontes temáticos. El resultado es una antología fascinante, que aun conservando el viejo y querido espíritu del fanzine no deja de aparecer con toda su joven contundencia artística. A continuación, Radar presenta algunos de los posibles futuros de la historieta local.

 Por Martín Pérez

Un hombre que apunta un largavistas hacia un muro en vez de mirar el paisaje. Esa es la imagen que ilustra la tapa de Informe: historieta argentina del siglo XXI, el fascinante volumen publicado por la Editorial Municipal de Rosario para el último Crack Bang Boom, el festival dedicado al género que se realiza en aquella ciudad desde hace seis años. La ilustración es obra del mendocino Federico Calabria, que revela que bocetó otras opciones de portada: un hombre mirando con lupa que a su vez es mirado, un árbol que tiene páginas en vez de hojas, una cabeza que hace las veces de mate con bombilla y todo. “Quise representar una situación absurda y surrealista, jugar con la ironía de la búsqueda y cómo a veces nos limitamos a nosotros mismos”, dice Calandria sobre el dibujo que finalmente resultó elegido. “Pudiendo mirar el inmenso paisaje de posibilidades, nos limitamos a mirar una pequeña porción del muro, donde nos encerramos.” Y si el protagonista de la tapa es el que mira, el dibujo de contratapa –una enorme taza de café con patas de oso, inmersa en el mismo paisaje que la tapa– es una referencia a los que son mirados. “La taza de café es muy representativa de las actividades gráficas –se preocupa por aclarar el artista mendocino–. Ya que despierta y acompaña en largas jornadas de trabajo frente a un monitor o un tablero de dibujo.”

Los seguramente despiertos durante largas jornadas hasta terminar las obras reunidas en Informe fueron los 20 autores menores de 40 años seleccionados por José Sainz, poeta y editor rosarino. Junto con el equipo estable de la editorial municipal, integrado por Oscar Taborda, Daniel García Helder y Juan Manuel Alonso, Sainz compiló un volumen que es un verdadero acontecimiento dentro del medio, ya que presenta entre sus páginas un panorama inédito y excitante. “La idea fue intentar atrapar a una generación en movimiento, en plena mutación, que trabaja con un nivel de visibilidad relativamente bajo pero sin descanso, generando cosas todo el tiempo y poniéndolas a circular en festivales, ferias, blogs, revistas y fanzines”, explica. “Queríamos un libro que no filtrara sino que incluyera materiales de autores muy notablemente cruzados desde otras disciplinas que dialogan con el medio y lo alimentan, y también ponen en discusión el alcance y las posibilidades de su lenguaje”, agrega el compilador de un volumen que tiene como referencia confesa otra compilación realizada por la misma editorial: 30.30: poesía argentina del siglo XXI. Editada por Daiana Henderson, Francisco Bitar y Gervasio Monichetti, reúne 30 poetas de hasta 30 años, recorte que permite incluir todos autores nacidos en democracia.

En el caso de Informe, el recorte hasta los 40 años implica que la mayoría de los antologados nacieron durante la década del 80, y por lo tanto –tal como se puede leer en el prólogo firmado por Sainz– “forman parte de la primera generación de historietistas que empezaron a producir y a publicar con acceso a la tecnología digital y a internet”. El detalle no es menor ya que, en el último tiempo, cada sucesiva generación de la historieta local debió encontrar su propia manera de lidiar con el hecho de que hubiese cada vez menos lugares donde mostrar sus trabajos. Si el desierto de fines de los 90 se atravesó a fuerza de fanzines y efímeras revistas autogestionadas, el correr del nuevo siglo marcó el comienzo del reino de la autoproducción y la difusión por Internet, lo que multiplicó autores y también –increíblemente, justamente en tiempos de proliferación de entretenimientos digitales, supuestos enemigos mortales de la historieta– el interés por el medio.

“En Argentina cada tanto hay baches en la producción y edición de historietas, que probablemente tengan que ver con asuntos políticos y económicos y no estrictamente artísticos, que hacen que todo se detenga”, señala Pedro Mancini, uno de los antologados, que acaba de editar su libro Alien Triste. “Desde hace unos ocho o nueve años, y luego de uno de esos momentos, empezaron a aparecer un montón de nuevos autores y publicaciones”, agrega Mancini, que apunta que un libro como Informe es un buen registro de este momento. “Como alguna vez lo fueron revistas como Lápiz Japonés, e incluso la Fierro de los años 80”, ejemplifica. Camila Torres Notari, otra de las antologadas, subraya que muchos de los trabajos compilados en el libro estan hechos por autores no profesionales, o que trabajan de manera independiente, sin la presión de un editor o editorial. “Tienen la libertad de contar lo que quieran y como quieran”, dice Torres Notari. “Es importante que a otros les guste el resultado, pero primero les tiene que gustar a ellos mismos. Y eso hace que cada autor sea fiel a su propio estilo, auténtico, diferente e incluso no tradicional. Creo que es otra de las características presentes a lo largo del libro: cada página está hecha por amor a la historieta, y nada más.”

Lejos de compilar un catálogo de los autores más representativos de la actualidad del género local, o pretender presentar un nuevo canon, Informe se arriesga a abrir el juego, apostando a la variedad tanto de estilos como de lugares que ocupan sus antologados dentro de su generación, presentando desde autores conocidos dentro del medio hasta otros que apenas si habían incursionado en la historieta. “Desde el comienzo apostamos a encontrar una serie de autores que fueran narradores sólidos y potentes, pero muy distintos entre sí a nivel visual, y que no fueran muy conocidos ni siquiera dentro del medio”, explica Sainz. “La idea fue armar un conjunto que alimentara el interés del lector iniciado, pero también del que no conoce o cree que no conoce o que le hace falta conocer la lógica del funcionamiento de la historieta”, agrega el antologador.

“Informe es un libro muy necesario, que abre puertas, plantea preguntas, e indirectamente replantea la noción de ‘nueva historieta argentina’, o mejor dicho lo perenne del asunto”, opina Berliac, otro de los antologados, que puede presentar un largo currículum dentro del medio. “Los límites del género no son estáticos ni fácilmente identificables, sino que es algo completamente maleable y subjetivo, algo que fluye y se redefine constantemente, y eso es algo que artistas como algunos de los incluidos en el libro saben aprovechar. Y no se trata de algo generacional: Alberto Breccia lo hizo en los 60 y 70, así como Max Cachimba en los 90”, opina el autor que actualmente reside en Alemania. “En esta nueva generación de historietistas comienza a aparecer con fuerza la figura del autor –señala Mancini–. Hay una generación anterior que cargó con el peso de la antigua tradicion local. Grandes dibujantes al servicio de ideas de otras épocas. Sin olvidar ni dejar de tener un registro de lo que se hizo, veo a nuevos autores interesados en contar sus propias historias, y a su manera, algo que me parece más que saludable.” Además del generacional, los responsables del libro necesitaron hacer otro recorte para considerar su resultado como representativo. “Porque si no, el campo se ampliaba demasiado –explica Sainz–. Por eso es que nos concentramos en un grupo de gente que no sólo dibuja sino que escribe sus guiones, tiene una relación directa con las palabras o con el silencio, y toma las decisiones narrativas, es decir que tiene control sobre todo el proceso creativo.” Siendo una editorial alejada de Buenos Aires, la intención fue también la de intentar alcanzar cierto federalismo, y todas esas restricciones terminaron dando como resultado un conjunto que sorprende permanentemente, a pesar de que gran parte de los autores se conocen e interactúan gracias a la proliferación de ferias de fanzines y muestras mas o menos oficiales. “El mundo de la historieta no es tan grande, así que tarde o temprano uno termina conociendo a casi todos”, señala Mancini. “Pero de todas formas esta antología abrió un poco el campo, incluyendo a gente de otras provincias. O autores que son un poco ajenos al mundo de la historieta, y están haciendo por primera vez una, lo que me parece muy interesante.”

Gracias a esa amplitud de mirada, es posible una de las sorpresas del libro: la inclusión de la obra historietística de Effymia, artista performer en tratamiento de reasignación hormonal, que murió el año pasado, con apenas 25 años de edad. “La descubrimos a último momento”, confiesa Sainz, que explica que a pesar de que su obra dentro del medio es breve, se integraba naturalmente al conjunto seleccionado por la antología. “Suponíamos que era difícil que ese material apareciera en una publicación de historieta que no estuviera limitada a cuestiones de género o de sexualidad, pero para nosotros las virtudes de su obra no son sólo sus temas sino también sus formas, ya que es tan buena contando una historia o usando los recursos del lenguaje del medio como cualquiera”, asegura Sainz, que con Informe logra construir un conjunto generacional sorprendente y atípico, al tiempo que presenta un mapa del futuro posible de la historieta local. Apuntando, por supuesto, su largavistas contra un muro construido con atención y generosidad, y al mismo tiempo sabiendo también que, ahí nomás, hay todo un bosque con muchas historietas más por descubrir.

Biografías de los autores por Andrea Guzmán.

Compartir: 

Twitter
 

RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.