radar

Domingo, 29 de noviembre de 2015

TELEVISION LA FABULOSA SERIE MASTER OF NONE DE AZIZ ANZARI, QUE SE VE POR NETFLIX

MINORÍA INTENSA

 Por Andrea Guzmán

Aziz Anzari cuenta que la experiencia que marcó su vida por completo fue cuando vio por primera vez Cortocircuito 2, una extraña película de ciencia ficción donde el protagonista era un científico indio. Él, hasta ese momento, no sabía que un actor indio pudiese tener un papel protagónico en ninguna película norteamericana y que la experiencia fue tan significativa y poderosa en su niñez que ya en la universidad quiso buscar a dónde había ido a parar ese héroe de su infancia. “Atesoraba especialmente esa película porque en todas las demás, los indios solo tenían papeles como taxistas o cajeros de tiendas. Así que cuando crecí un poco pensé ¿Un indio en el papel principal? ¿Con un interés amoroso caucásico? ¿En los años ochenta? ¿Qué está pasando aquí? Resulta que este actor indio que había sido mi inspiración en la infancia, era en realidad un actor blanco y norteamericano con la cara pintada de marrón. En vez de conseguir un actor indio, lo sentaban a él todos los días para darle ‘un color indio’ que combinara con un ‘tono de voz india’ que habían conseguido con un entrenador” dice Anzari. Este pasaje basado en su propia vida y recreado en su nueva serie, Master of None, forma parte de uno de sus capítulos a la vez más divertidos y desoladores. Una combinación que se repite bastante en esta producción, la primera de su autoría que además de escribir y protagonizar, también se aventura a dirigir esporádicamente y que lanzó directamente en Netflix.

De origen indio, oriundo de Carolina del Norte y ya posicionado en la NBC con el personaje de Tom Haverford –un pesado subordinado de la maestra Amy Poehler en la serie Parks and Recreations– Aziz Ansari tuvo que recorrer algunos kilómetros para iniciar su carrera: como la mayoría de los actores de comedia, empezó en el circuito del stand up de los bares neoyorquinos. Eventualmente, la cadena MTV comenzó a emitir Human Giant, serie de retorcidos sketches cuasi adolescentes de bajo presupuesto que escribía y protagonizaba junto a sus amigos Rob Huebel y Paul Scheer, y que lo puso en el ojo del todopoderoso director Judd Apatow y su pandilla. Desde ahí, no ha dejado de aparecer en segundo plano dentro de un puñado de clásicos instantáneos de la comedia reciente, como Get him to the Greek, I Love You, Man, Observe and Report y Funny People.

Su primera serie como protagonista se aleja decididamente del humor de “chistes”. Es sorprendentemente discursiva y sin embargo se las arregla para ser también indeciblemente divertida, incómoda y al mismo tiempo entrañable, algo que se puede percibir desde el primer capítulo, dedicado a una historia de amor que comienza con un condón roto y un muy silencioso viaje en taxi a la farmacia por la píldora del día después. Si bien está muy anclada en las características y el lenguaje de su época, se apoya en referencias y sensibilidades bien alejadas del humor actual. “Si mirás los trailers de las comedias mainstream contemporáneas, todo resulta muy parecido. Siempre es alguien que recibe un golpe en los huevos y cae de un edificio o algo así. En Master of None, nuestra inspiración fueron las películas de los años setenta como Annie Hall o El Graduado, un poco más lentas, de diálogos naturales e incluso un poco dolorosas; en mi caso también hay mucho de autobiográfico. Me han marcado cosas como por ejemplo el final de Shampoo, cuando el personaje de Warren Beatty piensa: ‘Yo voy a estar con esa mujer’. Y ella va, se engancha con otro tipo y la película termina. Eso me interesa más: un momento así para mi resulta mucho más fuerte que un final feliz típico”. Master of None, mezcla algo de la dirección cuasi cinematográfica y el componente intimista y autobiográfico de Louis CK, el formato sketch adolescente heredado de su primer programa y de la generación MTV y mucho de su impronta de punzantes y para nada banales observaciones sobre el amor, la familia, el sexismo, el racismo y la idea de otredad.

“No creo que alguien hubiese escrito un papel para mi como el que yo construí en mi propia serie” dice Anzari. “Existe este miedo constante de ‘la gente blanca no se va a identificar con esto’ o ‘no puedes audicionar en este casting, ya tenemos cubierto el rol de minoría étnica’. La verdad, yo veo gente blanca todo el tiempo y me puedo identificar con lo que hacen. Hay asuntos que son universales”. Ansari eligió hacer esta primera temporada de su serie sin buscar una cadena televisiva convencional. “No quería lidiar con todas las restricciones de contenidos de un canal. Digo, la primera escena es sobre un condón roto y una charla sobre semen. No podríamos haber hecho nada de eso, es tan difícil hacer algo que considerás muy divertido y compatibilizarlo con los standars y las normas”. En su serie conviven personajes y referencias con total libertad, de los Buzzcocks a Sylvia Plath o de Claire Danes a Busta Rhymes. Junto a Alan Yang en la escritura –también guionista de Parks and Recreations– explora con mucha sensibilidad y fino sentido del humor temas bien diversos y rudos de abordar; el racismo en la cultura popular, el hecho de ser la primera generación de hijos de inmigrantes nacidos en Estados Unidos, la crisis de los 30, la violencia de género, la familia y las vicisitudes de la entrada a la adultez. Con un cast peculiar y deslumbrante que incluye a sus propios padres actuando de ellos mismos, Kelvin Yu, como su mejor amigo taiwanés, la espléndida Lena Waithe (que es en realidad una guionista de la serie Bones) como su mejor amiga afroamericana y lesbiana, y en el papel de su caucásica novia fan de Pavement, la comediante de Saturday Night Live, Noël Wells. “En todas las series hay algún personaje secundario de una minoría étnica. Y en toda la serie no vuelve a aparecer una persona de esa etnia nunca más, como si no existiese nadie más en el mundo que ese estereotipo. Así que yo tengo mi mejor amigo blanco con todos sus estereotipos posibles” dice Aziz. El personaje lo interpreta el muy genial Eric Wareheim, conocido por su retorcida serie Tim and Eric Awesome Show, Great Job!, con quien además comparte el rol de dirección en varios episodios. “Quería reproducir algo de lo que viví en Parks and Recreation. Un cuarto lleno de escritores muy diversos en género y etnia, eso realmente ayuda a tener diferentes voces y perspectivas, hace que sea más rico, más divertido. Eso es lo que creo que hacemos en el show y que la televisión en general no permite, necesitas tener un visión de mundo empática con otras voces que no son la tuya”

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared