radar

Domingo, 19 de junio de 2005

MODA > EL CANTANTE DE U2 LANZA UNA MARCA DE ROPA CON CONCIENCIA SOCIAL

No Bono

Por Paula Porroni

Bono, cantante de la banda irlandesa U2 y adalid de las causas justas, tiene una nueva meta. Esta vez no se trata de la condonación de la deuda externa de todos los países latinoamericanos ni de la erradicación de la pobreza mundial sino del lanzamiento de una marca de ropa: Edun, que en inglés es nude (“desnudo”) escrito al revés. Sin embargo, a diferencia de otros productos lanzados al mercado por estrellas de rock y de cine como las muñecas de Britney Spears o en su época los perfumes de Liz Taylor, el proyecto tiene –como no podía ser de otro modo– objetivos más nobles que los de ganar dinero o permanecer frente a las cámaras unos segundos más.

Se trata de encontrarle la vuelta al hecho, señalado por Naomi Klein en No Logo, de la generalización del traslado de la producción a países del Tercer Mundo. “Somos conscientes de que el mundo no necesita otra marca de ropa. Pero creemos que la nuestra es más que eso”, explicó Bono durante la presentación de la colección de Edun el pasado marzo en Nueva York. “Nuestro proyecto está regido por cuatro pautas: respeto por el material de las prendas, por las personas que las producen, por el lugar donde se producen y por quienes van a usarlas.” Es así que la ropa de Edun –diseñada por Ali Hewson (la propia esposa de Bono) y el modisto Rogan Gregory, de la marca Rogan– está confeccionada a partir de materiales orgánicos y se produce en fábricas de Perú y Túnez según las premisas del Comercio Justo: salarios razonables para los productores, condiciones de trabajo decentes y fabricación de productos de calidad.

Paralelamente, la marca apunta a los cada día más numerosos “consumidores responsables”, preocupados por saber de dónde viene y bajo qué condiciones se produce lo que consumen. “Es el equivalente en el mundo de la moda de una madre que lee en la parte de atrás de una lata para saber qué es lo que va a darles a sus hijos”, dijo Bono, quien pese a su muy activa intervención mediática aparentemente no participa en el diseño de la ropa (Bono, chistoso, dijo también que su única contribución a la moda fue y será el “corte mullet” que usaba en los comienzos de su carrera: corto adelante y largo atrás; en la Argentina popularizado por futbolistas y choferes de colectivo y nuevamente de moda en los últimos años con el revival de los ‘80).

Es justamente con el objetivo de generar una mayor toma de conciencia entre los consumidores que todos los jeans de Edun llevan la inscripción: “Llevamos puesta la historia de la gente que hizo nuestra ropa”. “Comprar es un acto político”, insistió Bono, “porque cada vez que uno gasta dinero está votando. La gente puede hacer que cierre una compañía si decide no gastar su dinero allí. Es una herramienta muy poderosa. Quizá no sea una revolución, pero es una evolución”.

Las buenas intenciones, sin embargo, se ven opacadas por ciertos lugares comunes con los que tropieza el proyecto. Según el diseñador de Edun, que también suena como “Edén” en inglés, la marca se propone “sugerir un aire de inocencia y sensualidad, un retorno a la naturaleza”. Así es que la ropa abreva en el vegetal Art Nouveau (como demuestra su enrulado logo) y lo combina con un estilo hippie chic-bucólico (muy distinto del passé hippie rústico antiglobalización de Manu Chao). En este contexto, nada funciona tan bien como el edénico Tercer Mundo para evocar ideas de lo natural, tradicional, hecho a mano...

Claro que acá, en el paraíso que sirve a Bono de inspiración, la ropa de Edun no se consigue, y hay que buscarla en los “infiernos” de Saks Fifth Avenue en Nueva York y Selfridges, en la muy londinense Oxford Street.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.