radar

Domingo, 12 de febrero de 2012

ENTREVISTA > LUZ CASAL, ANTES DE CANTAR EN BUENOS AIRES

Ver Luz y subir

Figura de la movida con el mítico Rock de una noche de verano, una década después ya era parte del mejor rock & pop ibérico y la voz de algunas de las canciones más recordadas del cine español (Almodóvar, Amenábar). Tras sobrevivir al cáncer, editó uno de sus mejores discos: Vida tóxica. Y ahora, con una banda de lujo, un estudio analógico y el orquestador de Kubrick y Björk, presentó La pasión, donde graba boleros viejos a la vieja usanza. Con un repertorio que recorre todo eso, Luz Casal vuelve a cantar en Buenos Aires. Y antes, atendió el teléfono en medio de una gira sorprendente.

 Por Alfredo Garcia

“Haga lo que haga, lo importante en mis shows es que la gente se la pase bien.” Aparentemente, con la cantante Luz Casal gente de todo el mundo la pasa bien, ya que en este momento está en medio de un tour por varios continentes, que desde Europa y Estados Unidos la hará pasar brevemente por América latina para luego ir a Túnez y terminar en China. Sus canciones formaron parte del soundtrack de Tacones lejanos, de Almodóvar, y Mar adentro, de Amenábar, reutilizó los temas de su disco Sencilla alegría, pero sus fans argentinos ya la conocieron en carne y hueso a mediados de la década pasada, cuando vino a cantar al teatro ND/Ateneo de Buenos Aires, donde se vuelve a presentar el próximo jueves 16. “A pesar de que pasaron siete años tengo ese show muy presente”, dice Luz. “Te comunicas de una manera especial con cada público, y siento como que esa comunicación aún está ahí, así que estoy ansiosa por volver a estar en la Argentina.”

La conversación con Luz Casal surge de un llamado que nos pasa su amigo Mikel Barsa (organizador de las ferias de coleccionismo discográfico de Buenos Aires, como la que tendrá lugar el próximo 10 de marzo) desde algún lugar de su larga gira, aunque no nos dice cuál. Consultada sobre la vastedad geográfica de su tour, nos cuenta que a veces las giras pueden ser cansadoras, pero también incluyen regalos del cielo como que sus tres fechas sean en distintas partes de la China que incluye Beijing, Shanghai y el gran centro de la industria textil, Guangzhou. “Eso es uno de esos milagros que por un lado tienes que agradecer, pero también genera cierto misterio, ya que debe ser difícil para el público chino entender mis canciones en castellano, y por otro lado estoy segura de no haber vendido millones de mis discos en la China...”

Tal vez no haya vendido millones en China, pero sin duda sí ha vendido muchísimos discos por todos lados, empezando por el dato de que su primer disco de platino lo ganó en 1991 con A contraluz, consolidando su fama internacional pocos años después con el CD Como la flor prometida, que incluyó hits hipermasivos como “Besaré el suelo” y “Entre mis recuerdos”. Nacida en Balmorto, La Coruña, dio su primer show en Gijón para un público de no más de 50 personas, pero en 1981 ya estaba formando parte de la movida de Madrid editando su primer y mítico LP Rock de una noche de verano para el sello Zafiro. Una década más tarde, Casal ya era una de las principales estrellas del rock & pop español gracias a discos como Los ojos del gato y Luz V. En 2001 recibió el premio Goya a la mejor canción para cine, por el film El bosque animado, pero al éxito y la fama internacional le siguió tener que sobreponerse a un cáncer de pecho, experiencia que dio lugar a uno de sus mejores discos en 2007: Vida tóxica. Dos años después sorprendía a todo el mundo con el trabajo que para muchos fue el de mayor madurez artística, el disco de boleros La pasión, por lo que el público argentino conocerá a una Luz con mayores matices en el concierto del próximo jueves. “No me siento una ortodoxa del rock”, explica la cantante, que asegura que ese disco era algo que no se puede explicar racionalmente ya que “simplemente era algo que iba a suceder, todo tiene su momento y su porqué”. Siendo consciente de la importancia de integrar distintos estilos musicales en un mismo concierto, Luz Casal afirma haberse sentido totalmente segura de las posibilidades de una performance que incluya sus temas clásicos con los boleros de La pasión: “Lo que pasa es que tengo una banda de músicos que me vienen acompañando desde hace muchos años, y todos nos conocemos perfectamente y pueden seguirme en cada tipo de canción. En el concierto que daremos en el Ateneo se va a mezclar el rock con algunos de los boleros, en un contexto donde cada canción está en su lugar. Y las canciones de La pasión en realidad nunca fueron de estudio: el concepto del disco era hacerlo como de esa época, como si pudiéramos volver a los años ’50. Es decir, lo grabamos como si fuera en vivo, con equipos analógicos y microfonía de época. Hay cosas que las sientes, y sentí que este disco no tenía que tener nada que ver con lo digital. Lo analógico o lo digital no está bien ni está mal, son opciones que tienes, y por ejemplo en algunos temas de Vida tóxica ya había sentido la necesidad de apelar a técnicas de grabación analógicas y así lo hicimos. En tiempos reales de grabar las canciones en vivo en el estudio, todo se hizo en unos pocos días”.

Una de las cosas que más enorgullecen a Luz Casal de esta producción analógica fue el equipo creativo que la rodeó, incluyendo al legendario orquestador Eumir Deodato, famoso entre otras razones por el tema por el que ganó el Grammy al mejor instrumental de 1974, la versión funky-psicodélica de “Así habla Zaratustra”, de Richard Strauss (popularizado como el tema central del film 2001 Odisea del espacio). Deodato trabajó con artistas famosos y de estilos heterogéneos como Kool & The Gang y Björk, y fue justamente una de estas grabaciones las que lo pusieron en la mira de Luz Casal. “Se me ocurrió que podía ser la persona adecuada para orquestar este regreso a otra época, y cuando nos encontramos fue inmediato el convencimiento mutuo de que no había que darles a los boleros una reinterpretación moderna, sino grabarlos como si estuviéramos en aquellos tiempos. Fue genial trabajar con él, y me siento feliz luego del éxito que tuvo La pasión, especialmente en Francia. De golpe Deodato se ha vuelto a convertir en uno de los arregladores más solicitados por la industria.”


Luz Casal estará presentando esta semana en Buenos Aires su nuevo álbum, Un ramo de rosas, que se edita pasado mañana y que incluye los grandes éxitos de su carrera (cuatro pertenecientes a La pasión) y tres canciones nuevas: la que da título al disco, una versión de “Gracias a la vida”, de Violeta Parra, y una nueva versión del tema “18 años”, grabada con la banda francesa Nouvelle Vague. Este jueves 16 de febrero, a las 21, en el teatro ND/Ateneo, Paraguay 918. Tel.: 4328-2888 / E-mail: [email protected].

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared