radar

Domingo, 12 de octubre de 2003

Alrededor de la jaula

Dos hermanos retrasados y una institutriz despótica recrean las raíces del poder en un encierro alucinatorio.

Ana Alvarado y Guillermo Arengo, integrantes del Periférico de Objetos, iniciaron el año pasado una trilogía sobre la deformidad con Gloria y Marcelo, una obra sobre el amor y sus zonas oscuras. La segunda entrega, Los débiles, aborda las deformidades mentales, plasmadas en la figura de dos hermanos. Difícilmente alguien salga indiferente de esta puesta, que sumerge al espectador en una atmósfera de alucinación en la que unos pocos elementos denotan un mundo identificable: dos hermanos con un retraso mental, una instructora, un lugar de encierro. El resto sugiere extrañeza, ensoñación, rispidez, y pide una actitud abierta para dejarse empapar por el entramado de sonidos, juegos actorales y atractivos delirios escenográficos. Más que un relato lineal, Los débiles es un conglomerado de poderosos estímulos montado en algunas constantes: gestos que se repiten, frases desarticuladas, referencias al mundo animal y al silencio.
Algo queda claro desde el comienzo: la relación de poder que entablan una especie de maestra enérgica y desencajada y dos jóvenes que bailan a sus órdenes. A modo de preludio de la coreografía, los tres se ubican en un primer piso metálico y desde allí, ataviados con trajes de aire carnavalesco, tocan instrumentos muy raros que irradian sonidos sugestivos. Un montacargas simula conectar los dos niveles: en el piso inferior, una gran jaula donde la mujer encierra a la dupla y una especie de sistema telefónico antiguo, con conexiones varias y un inhalador de gas al que recurre constantemente. La mujer es la que lleva la acción, o al menos eso intenta, ya que sus subordinados no son del todo dóciles. Con gran presencia escénica y un tono de voz vigoroso, Gaby Ferrero encarna a esta institutriz que, de cara al público, y entre desplazamientos propios de un gendarme, se ocupa de emplazar el drama: narra la muerte de su padre, ocurrida en su niñez; el desgarro de una oreja que sufrió durante el velatorio (y que acaso explique que los sonidos se oigan distorsionados); y la división del mundo entre “los que necesitan y los que dan”. Pero la dicotomía que plantea resulta caprichosa y la fortaleza de la instructora frente a la debilidad mental de sus “protegidos” se resquebraja constantemente.
Así, Los débiles se postula como un ensayo sobre el control: para que el orden se mantenga en esta comisaría rural, aislada del mundo, es preciso que la mujer impida cualquier irrupción exterior, y que “adiestre” a los hermanos en un ámbito que los ahoga, hasta expulsar a uno de ellos y confinar al otro a una reiteración que parece perpetua. Las actuaciones sorprenden: Guillermo Arengo (también responsable de la dramaturgia, que trabajó sobre la base de improvisaciones) y Eliana Niglia componen a los hermanos sin golpes bajos y con sutilezas, mientras que Ferrero –la mujer-policía– es puro histrionismo; quizás, en ciertos momentos, demasiado. El único ser que logra entrar al recinto viene del pasado: es el padre de la instructora y lo interpreta Miguel Fontes, actor enano que se mueve con total soltura. “El proyecto de la ‘maestra’ es una locura total”, comenta Ana Alvarado: “Me interesó que el otro personaje, aunque enano, no se mostrara frágil, y también el desafío de no hacer una parodia actoral de la debilidad mental”.
Semejante delirio escénico está sostenido por la mirada creativa y arriesgada de Alvarado, una artista que transitó las artes plásticas, el teatro y el teatro de objetos (antropomórficos con el Periférico, de títeres como integrante del Grupo de Titiriteros del San Martín) y sabe aunar esas disciplinas en imágenes muy potentes, con el aporte decisivo de un diseño sonoro de metales frotados y percudidos y algunas melodías reconocibles. Alvarado distribuye las debilidades entre todos los personajes y aniquila con humor toda supuesta “normalidad”.

Los débiles. Los sábados a las 23 en Espacio Callejón,
Humahuaca 3759.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.