CIUDAD › AUDIENCIA DE APELACIóN POR LA CONDENA A UNA VíCTIMA DE VIOLENCIA

Una oportunidad para que Nilda sea escuchada

"Yo le hice denuncias, pero las dejé de hacer porque el Estado no me ayudaba", sollozó ayer Nilda Beatriz Alvarez, la mujer de 49 años condenada a 12 años de prisión, junto a su hijo Armando Ramón Ferreyra, por el homicidio de su marido, quien durante años la maltrató. Su defensa alegó ante la Cámara Penal que se trató de un hecho de legítima defensa y reclamó a los jueces Carina Lurati, Guillermo Llaudet y Carlos Carbone que tengan en consideración el contexto de violencia machista en el que vivía la víctima, que era empleada doméstica y ahora mantiene a su familia con un almacén en su casa de Villa Constitución, donde cumple prisión domiciliaria. Las denuncias de Nilda fueron muchas, pero nada logró de parte de la Justicia. Quizás la de ayer fue una de las últimas oportunidades de que el caso sea mirado con perspectiva de género por el Poder Judicial. Al finalizar la audiencia, la jueza Lurati les pidió paciencia a los acusados para revisar la causa y consideró que los planteos de las defensas y la Fiscalía fueron "como ver dos películas diferentes".

El fallo condenatorio se dictó el junio pasado, tras el juicio oral y público por la muerte de Armando Ferreyra. Según se desprende de la investigación, aquel 9 de agosto de 2014 Nilda y su hijo mayor intervinieron cuando el hombre de 1.90 metro y 100 kilos empezó a agredir a su hijo de 15 años porque éste empezó a escuchar cumbia. En un momento, Nilda vio que su marido tomó del cuello a su hijo y tenía una cuchilla en la otra mano, entonces le pegó con una chaira que encontró en la cocina y lo tomó de los pelos hacia atrás para que no atacara a su hijo, pero el relato de la mujer finaliza a decir que cuando hizo eso, vio que la cuchilla estaba en manos de su hijo menor. En esa pelea ocurrió la muerte de Ferreyra, de dos puñaladas.

Ayer, al inicio de la audiencia, el tribunal resolvió no hacer lugar a una presentación de un amicus curiae (amigos del Tribunal) del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (Cladem), para incorporar la visión de género en la causa, "sin perjuicio de que sean tomados los fundamentos", expresaron.

El abogado de Nilda, Fernando Principiano, habló de una "omisión integral de pruebas y falta de fundamentación en una condena arcaica" dictada por los jueces de Villa Constitución Mariel Minetti, Alberto Jesús Rizzardi y Griselda Strologo. El defensor público advirtió sobre las convenciones internacionales a las que adhirió Argentina en referencia al contexto de violencia de género en el que se dio el caso. "Lo único que quería Nilda era que su pareja soltara a su hijo, que además estaba recién operado. No tuvo un plan ni intención de matar a su marido", dijo el abogado.

En tanto, la abogada Mabel Bebacqua, en defensa del hijo mayor de Nilda, también habló del contexto de violencia en el que vivía al familia, sobre todo cuando Armando se alcoholizaba. Y sacó al hijo mayor de la escena del crimen. "Esto no empezó el día del hecho, sino 23 años atrás. El siempre fue violento con su mujer: cuando su hijo mayor tenía tres años, una vecina la vio salir de la casa corriendo, con el nene alzado, porque Armando la corría con una cuchilla", reveló. Incluso, en la audiencia se mencionó un informe psicológico que indica que este tipo de violencia empieza por las mujeres y va pasando a los hijos, que era justamente lo que estaba sufriendo L., el chico de 15 años.

En tanto, la fiscal Valeria Pedrana insistió con que las pruebas dan cuenta de que el primer golpe que le da Nilda al fallecido "lo aturdió y generó pérdida de conciencia"; y agregó que "Bechu", el hijo mayor, "era el único que tenía la cuchilla en sus manos, porque la trajo y lo apuñaló". Finalmente, alegó: "La violencia familiar no autorizaba a los imputados a actuar como lo hicieron".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.