CIUDAD

Una luchadora que silenciaron

Después del crimen de Sandra Cabrera, el entonces juez de instrucción Carlos Carbone, a cargo de la causa, detuvo al ex policía federal Diego Parvluckzyk, pero una controversia con la Cámara de Apelaciones en lo Penal hizo que -seis meses después- se ordenara su liberación "por falta de pruebas". Sandra fue la primera dirigente de Ammar Rosario, y también integró la CTA local. Su lucha comenzó en el 2000, y fue la primera trabajadora sexual que enfrentó la corrupción policial y la represión hacia mujeres que ejercían esa actividad en la calle. Fue la primera en denunciar prostitución infantil y trata de personas, con nombres y apellidos. Sus compañeras aseguran que "esa convicción le costó la vida". En 2003, Sandra fue también la primera en presentar un proyecto para la derogación de los artículos del Código de Faltas de la provincia de Santa Fe, con el objetivo que las compañeras dejaran de ir presas por prostituirse en la calle. El 27 de enero de 2004, dos días después de haber denunciado a un oficial de policía de la provincia, que coimeaba a sus compañeras para dejarlas trabajar, fue encontrada con un tiro en la nuca en la zona de la terminal Mariano Moreno. Su muerte hizo que el entonces gobernador Jorge Obeid disolviera la división Moralidad Pública de policía, a cargo del comisario Walter Miranda, y se comprometió a trabajar en mejorar la situación de las trabajadoras, para erradicar la extorsión policial. Recién en 2010, la iniciativa consiguió 17 votos a favor con una sola abstención y otra ausencia.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Una luchadora que silenciaron
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.