satira

Hay que pasar el verano

Por Rudy

Usted dirá, lector, que éste no es momento para frivolidades. Que si el país tiene serios problemas que resolver, que si el mundo está aún sumido en las guerras, el hambre, la pobreza y las enfermedades, que existen conflictos políticos, económicos, religiosos, sociales y ecológicos muy fuertes. Que ante situaciones como la crisis mundial, el dengue, la gripe, la desocupación o incluso los conflictos mediáticos, no deberíamos caer en temas como éste. Usted dirá todo eso, lector, si lo dice. Pero ¿sabe qué? ¡Es probable que usted no diga nada de eso, lector! Porque, a esta altura del año, por más metido que usted esté en sus temas laborales, sociales, familiares, o los que sean, usted sabe que el verano se aproxima. Y con él, las vacaciones. Y con ellas, los chicos en cada, o en la colonia, o en la plaza, o en la mente. Y los veraneos, en estas hermosas playas, o en estas hermosas sierras, o en esta bella oficina con aire acondicionado, o en este hermoso hotel con ventilador de techo, o en este hermoso subte a la hora pico, usted sabrá cuál es su postal.

Y sabe, lector, que en verano la gente se muestra más. Que hace calor, y eso enciende a las personas, o al menos a los aparatos de refrigeración. Y sabe, lector, que para el verano, hay que prepararse. Que la cosa no es así nomás. Porque usted estará de vacaciones y también su terapeuta, su perro, su inconsciente, su karma, su panza, su erotismo, todos estarán de vacaciones.

Lo cierto es que la gente va al gimnasio a bajar de peso, al banco a bajar de pesos, intenta parecerse a Brad Pitt o a Angelina Jolie, o a los dos juntos. O encontrar una buena excusa para quedarse en su casa (“No tengo plata” no sirve, porque ya la usa todo el mundo, y al menos hay que ser original). Vaya entonces un suplemento de gran utilidad para la cartera del caballero o el bolsillo de la dama. Un suplemento que le dirá lo que usted ya sabía, pero de una manera que jamás usted imaginó. Un suplemento que se cae del paradigma, sin siquiera saber qué es un paradigma. Un suplemento súper especial, con vitaminas, nutrientes, energía, bajo en carbohidratos, no contiene colesterol y su único efecto colateral es la risa.

Como todos los sábados a esta misma hora, El Sátira, su compañero de desayuno, aquí con usted, lector, ayudándolo a prepararse para un verano diferente y, si fuera posible, mejor.

Hasta el sábado que viene, lector

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared