satira

Especial San Valentín

Por Rudy

San Valentín, el protector de los enamorados, llega dentro de solamente dos días. ¿Está usted preparado para recibirlo como se merece, vale decir, con la mejor copa de champagne, una rosa roja, caviar y música de Sinatra? O bien... bueno, a veces los santos hacen lo que pueden, pero no alcanza, no hay que ser un desagradecido por ello.

Ah, el amor, lector, el amor... Yo tuve una novia de la que estaba enamorado, le pregunté si se quería casar conmigo, y me dijo: ¿qué, ya no te gusto más? Para algunos, el amor es un banquete y el matrimonio el tránsito lento.

Cuando vivimos en pareja, los hombres y las mujeres solemos perder nuestro nombre, ese que nos había acompañado toda la vida, para pasar a llamarnos de muchas maneras.

n Algunos pasan a ser “Bichi, Pichi, Chuchi, Cuchi, Oshushu, Pochuchu...”. ¿Qué les pasa a los que conviven, además de la joda tienen que abandonar el resto de las consonantes y quedarse solamente con la CH?

n O algunos se llaman “amor”. ¡Cómo podés llamar “amor” a una persona, por más que la quieras? ¡Entonces cuando estás caliente con ella la llamás “¡¿sexoooo!”? ¿Y cuándo estás enojado “bronca”? ¿Y cuando no llegás a fin de mes “dinerooooooooooooo”?

n Otros se ponen nombres de animales: mi conejito, mi conejita, mi gusanito, mi gatita... A mí me pasó: ¡yo fui el oso y ella la ardilla! Complicado sexualmente, ¿no? Además hay que tener cuidado, porque de golpe la gatita se te transforma en la leona y...

n ¿Vida? ¿Cómo podés llamar “vida” a tu mujer... o a tu marido? Si ella es tu vida, ¿vos qué sos? ¡Nada, sos nada...! Claro, después se los ve a los tipos en la calle, rezongando, gritando ¡qué vida de merda!

Después, como somos humoristas y tenemos que meter la púa, no damos nada por sentado, entonces, en este San Valentín, nos preguntamos: ¿quién dijo que la pareja es el estado ideal, alguien que estaba en pareja, o alguien que no? A ver, pongamos la cosa en claro, no es que estemos en contra de la pareja... Una pareja puede ser maravillosa, si las dos personas que forman parte sienten que es así, pero si no... ¡no! Pero hoy en día parece ser obligatorio “estar en pareja”. Un “must”. Una mujer ve a un tipo solo, y grita “¡mío!” aunque sea en voz baja. Y sabe que si no lo grita ella, hay otras cinco atrás esperando.

Y además, ¿quién fue el turro que inventó el concepto de “cama matrimonial”, cuando ya existe el democrático y discreto “cama de dos plazas”? ¿Y si el matrimonio quiere dormir en camas separadas? ¿No puede? ¿Y si los que duermen juntos no son un matrimonio, ¿cómo se llama “cama prematrimonial, cama extramatrimonial, cama novial, cama unioncivimonial, cama fatimonial, cama seximonial?

¿Qué es lo que hace que esa cama sea matrimonial? ¿El sexo...? Bueno, como si no se pudiera en una cama de una plaza, en un auto, en la cocina, en el baño, en la kitchinette, en el ascensor, en el cine, el teatro (miro y hago gesto)... ¡Acaso alguien dice “televisión matrimonial”? ¿Qué tele va a llevar, la de 14 pulgadas, la de 20 o la matrimonial?

Todas estas preguntas, lector y muchas más, quedarán sin respuesta en este suplemento. Pero habrá chistes, para los que están enamorados y para los que no.

Hasta la semana que viene, lector.

Satira12 actualiza todos los Sábados a las 18 hs.

anterior  siguiente
Sábado, 12 de febrero de 2011
Tapa satira

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.