satira

EL DISCURSO DEL REY MOMO

Por Rudy

Y entonces, lector ¿de qué nos disfrazamos? Porque viene el Carnaval, o mejor dicho ya vino el Carnaval, ya se está yendo el Carnaval, ¿y usted sigue sin disfrazarse? Mire que este es un año electoral, y que la imagen es muy importante si usted quiere que lo elijan.

Y no me estoy refiriendo para un cargo político, porque no todo el mundo quiere eso, pero ¿no quiere que lo elijan, por ejemplo, el hombre más sexy, la mujer más bonita, el goleador del año, el mejor vendedor de Internet por teléfono, el banco que más créditos dio, la cuñada más interesante, la madre más omnipresente, el padre que da más consejos, el pibe que más veces dijo “obvio, pa”, el producto más vendido, el programa más visto, la teta más grande, los ojos más atractivos, el sodero más exitoso, el abogado más ético, el policía de la mejor sonrisa, el tipo que sabe dónde venden la mejor pizza, el pibe que rebotó con más chicas, el médico con menos juicios de mala praxis, el ingeniero más sensible, el preso mejor vestido, el religioso con menos pecados, el psicoanalista que menos veces dijo “ajá”, el tipo que dijo más “touch and go”, la mina que menos veces preguntó “¿y nosotros, qué somos?” del año, del país, del continente, de la década, o del mundo?

¿Verdad que sí? ¿Verdad que usted tampoco está exento de “eso que nos pasa a todos”? ¡¡¡A todos nos gusta que nos elijan, lector, salvo en algunas circunstancias (una rueda de sospechosos, por ejemplo), a todos nos gusta!!! Porque así somos los argentinos, los sudamericanos, los occidentales, los terrícolas, todos y cada uno.

Pero eso, lector, tiene su precio, y a veces es muy caro. No todos llegan a ganar un Oscar, o un cargo de gobernador; hay que tener carisma, hay que tener imagen, hay que tener discurso, hay que tener asesores, y hay que tener ganas... Y sobre todo, hay que ensayar y practicar mucho.

Y en ese sentido, el Carnaval es una buena opción para disfrazarse de lo que quiera, y salir a mostrarse, siempre se puede decir “no me entendieron, era una joda de Carnaval”.

Es por eso que, al Carnaval, al rey Momo, a aquella fiesta que supo ser grande (y lo sigue siendo en muchos lugares del país y el mundo), le dedicamos este suplemento.

Hasta la semana que viene, lector.

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared