satira

¿Por quién doblan las campañas?

Por Rudy

Cómo pasa el tiempo, lector, cómo pasa el tiempo... si fue ayer nomás que habíamos votado, y dentro de una semana vamos a votar de nuevo... la misma elección... bueno, los mismos candidatos, pero esta vez ¡es la que vale!

(la otra también valía, pero como interna).

Y no sé usted, pero a mí cada vez que hay campaña me acuerdo de otros tiempos... ¿se acuerda, por ejemplo, en el 73? Los jingles: “Compañeros compañera, la elección ya está resuelta, ganaremos la primera y no habrá segunda vuelta”, decían los peronistas del Frejuli (¡vaya coincidencia! dirían Les Luthiers...). Los radicales cantaban “El pueblo reclama pacificación, Balbín solución, Balbín, solución”... en esto no hay coincidencia: ahora gritan... muuuy fuerte, que tienen un montón de diputados, senadores e intendentes, y que los que no votan a Ricardito tampoco hubieran votado a Mandela, Kennedy o Lula, lo que tiene sentido porque son argentinos y no votan en otros países. La frase “Calma radicales” nunca tuvo más sentido que ahora.

Estaba Ezequiel Martínez “presidente joven sabe y puede”, una especie de Mauricio, con menos bigote y más brigadier, que a pesar de su potencia y sabiduría no tuvo casi votos. Mauricio, más sabio que él, directamente no se presentó, se dedicó a tener una hija, lo que está muy bien. Es más, muchos son los que desean que se dedique exitosamente a su familia, fulltime. Aunque otros lo han “bienvenido”, así que lo vamos a tener de gobernador en la CABA, al menos hasta que la nena entre al jardín de infantes.

Y, como siempre, estaba la izquierda, pero en aquel entonces la solidaridad que se pedía tenía más que ver con la militancia que con “un milagro para Altamira”, genial idea, quizá comparable a la plusvalía, que seguramente le será envidiada por Carrió, que suele ser más propensa a los hechos celestiales, llámense milagros o apocalipsis, mientras ocurran en el mundo de lo sobrenatural. Es más, es probable que en las elecciones celestes, si las hubiera, ella haya ganado. El tema es que la que valen son las de acá.

También recuerdo las del ‘83, con “Herminio Iglesias, justicialista y trabajadoooor “, por un lado, y “Ahora Alfonsín”, por el otro.. Pero ojo, ese “Ahora Alfonsín”, es de antes, del ‘83. Nada que ver con el “ahora” de ahora, ni con el Alfonsín de ahora. Si hablé de Herminio es porque el candidato a presidente del PJ, Luder, era una especie de antecesor de De la Rúa... aburrido

Y en el ‘89, “¡síganme, no los voy a defraudar”, por un lado, y “el lápiz rojo”, gritando “¡se puede, se puede, se puede!” de una forma que daría envidia al mismo Ricardito, por otro. Ganaron las patillas, pero no bien ganaron, se fueron cortando, como el empleo, las fábricas y todo.

En el ‘95, la campaña se hacía directamente en los shopping: “Vote ahora y páguelo en 24 cuotas fijas en dólares”. Y aunque parezca mentira, ganó un candidato que tenía a Cavallo de ministro de Economía, y entre sus promesas no estaba echarlo.

Bueno, y hubo más, pero sospechamos que usted de lo que sigue se acuerda... y si no tenemos más tiempo para seguir recordando juntos.

Nos vemos la semana que viene, lector.

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared