satira

Y el Sigmundo sigue andando

Por Rudy

¿Cómo está, lector, cómo anda? ¿Esperando que empiece la primavera, que termine el otoño, que llegue el Mesías? ¿Esperando que llegue el apocalipsis maya, o el Lilita? ¿Esperando a Godot? O su respuesta será: ¿y a usted, qué le parece?

No sé, lector, no lo sé, pero sea lo que sea lo que le pase, no hace falta que me lo cuente a mí, porque bueno, al fin y al cabo, yo solamente lo acompaño desde estas páginas desde hace 27 años, pero eso no quiere decir que sea su confidente. Quizás usted prefiera contárselo a algún amigo/a, novia/o, familiar, sacerdote, rabino, imán, gurú, maestro, desconocido que está sentado en la mesa de al lado, o... digo yo, y disculpe que me meta en su vida (en serio, no es mi intención) pero ¿por qué mejor no lo ve en análisis?

Digo, porque allí es donde pueden aparecer, no quizá las respuestas (es un psicoanalista, no un mago ni profeta), pero sí alguna nueva pregunta, interesante, que lo/a/me/te/nos ayude a circular mejor por la vida.

Yo tuve, tengo, vasta experiencia al respecto, le cuento algo:

- Empecé a analizarme en 1977... la terapia era en blanco y negro.

- Hice terapia de vidas pasadas: me fui tan loco como antes, pero el tipo que yo era hace cien años se curó.

- También hice terapia reflexológica: cada vez que sonaba un timbre, yo le tenía que pagar.

- Busqué una terapia gestáltica: una sesión salía 300 pesos, cuatro por 2000. Me explicó que “el todo es más que la suma de las partes”.

- Hice terapía de grupo: eran 7 terapeutas y yo.

- Fui a terapía vincular. El problema fue cuando la terapeuta me preguntó: “Nosotros, ¿qué somos?”.

- Probé una terapia alternativa. ¡Era carísima! La alternativa era: o comía o hacía terapia.

- También hice autoayuda, pero dejé porque yo me cobraba carísimo, no me escuchaba y me tenía que pagar aun cuando no iba...

- Ahí me las rebusqué con Gugl: yo pongo cualquier palabra, le doy al “enter”, y me responde “en realidad usted quiso decir...”

- Volví al análisis. Iba todo bien. Pero mi analista se separó. Ahora de lunes a viernes me atiendo con ella y el fin de semana con el ex.

Después de tanta experiencia, opté por el psicoanálisis. Aunque es cierto que le dan mucha importancia al sexo. De hecho, parece que “uno siempre está teniendo relaciones sexuales, salvo... ¡cuando está teniendo relaciones sexuales!” (ahí está “elaborando traumas infantiles no resueltos”).

Esta semana, lector, el próximo martes, para ser más exactos, el 23, se cumplen 75 años desde el fallecimiento de Sigmund Freud, el creador del psicoanálisis. Un hombre que se metió con el inconsciente, la neurosis, el narcisismo, el Edipo, la sexualidad infantil, la muerte, la religión. Y todavía tuvo tiempo para tener 6 hijos. Y en esos tiempos no había freezer, ni compu, ni celular, ni Internet (¿será quizá por eso mismo que pudo hacer tantas cosas? ¡Vaya pregunta...! Lo voy a charlar con mi analista en la próxima sesión).

En esta semana se celebra el año nuevo judío, el Rosh Hashana (o sea, el “primer día del año”), Feliz año, entonces, para todos, sean o no judíos, psicoanalistas, pacientes, “nosotrosquésomos”. Toda ocasión es buena para desearse felicidad. ¿No es así, Herr Profesor Freud?

Este suplemento es, entonces un homenaje a Freud, a sus descubrimientos. Porque aun quienes estén en desacuerdo con sus ideas, con sus respuestas, reconocen que planteó, nos planteó, preguntas que nos siguen haciendo pensar 75 años después. Y eso vale.

Y nuestro homenaje es con nuestra manera de preguntarnos, O sea, con humor. Hasta la semana que viene, lector.

Rudy

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared