soy

Viernes, 30 de mayo de 2008

LUX VA > A HISTERIA

Flores del mar

Con ganas de comer algo dulce, Lux se sumerge en un mar de tortas donde pocas olas se agitan a pesar de que el cuarteto haga temblar los vidrios y la cola del baño hable de muchos tragos.

Mmm, se me hacía agua la boca. Agüita dulce de tanto extrañar un marisquito salado que me entre en la boca, que haga juguito, que haga ruidito, que haga chapa chapa. Qué sé yo, andaba con ganas de oler a mar y no porque sepa nadar, ganas de comer tortita pero sin dulce de leche, que tanto marrón empalaga y unx tiene sus necesidades diversas a flor de piel, de manos y de partes cóncavas y convexas y entonces me dije, Lux, al horno. Al horno mismo donde se cuecen las harinas que en esta noche serán tortas y si no son tortas buenas son las pasteles. Fuime a visitar a Mirna metiéndome en el corazón de Palermo y ahí la encontré como sin levadura, como sobrada de harina; aunque a decir verdad era amor lo que le venía sobrando, amor ardiente con su linda mano que en otras huellas no había incursionado por, otra vez, no ser correspondida. Que digo correspondida, siquiera reconocida. ¡Teté Coustarot, Mirna! Y sí, Teté, decía ella, teté, tetá, teta, ya casi al borde del colapso láctico de tanto acumular lo que no podía desbordar. Es que la había visto una noche, una en que compartió mesa con la Alfano en el cumpleaños de un señor de gato al que han dado en llamar Mariano Mores. Y claro, ella a la Alfano ni la miró, capaz que me quiebro un diente tratando de hincárselos en la silicona, me dijo ella de corrido sin que se le caiga una pestaña mientras las mías hacían clin clin de ansia de perderme en la noche. No te podés quedar así, Mirna, salí de la ventana, Teté no va a volver. Pero Teté siempre vuelve, insistía ella, trabaja acá, la veo entrar, huelo su perfume. ¡Sacá la mano de ahí, Mirna! Cómo será este bollo de abollado que hasta se olvida que estoy acá mismo, de cuerpo presente. A la calle y es una orden, que de Exquisita estás pasando a tortilla mexicana. La saqué, la arrastré, la obligué. Eran las yemitas de los dedos que me pedían, vamos Mirna que un tijeretazo no se le niega a nadie y menos a unx amigx. Teté, te tá, suspirando su nombre los pasos la llevaron al bar de su desconsuelo. Desconsuelo para mí que me dejé arrastrar en sábado a Palermo, yo que buscaba olor a acuario y me dan desodorante, perfume, sahumerio, jazmines, cualquier cosa menos lo que quería, una almejita lengua larga que me haga cosquillas en las partes. Pero ahí estábamos lxs dos, teté, tetá, rumbo al bar en el que encontraría un pecho generoso que me tape las orejas para no escuchar ni una vez más la letanía de Mirna enamorada. Y entramos, y nos sentamos. Y sí, nos sentamos porque acá harina no falta pero levadura sobra. ¿Qué pasa con estas tortitas, están almidonadas o sobra polvo de hornear en el baño? Ni un roce ni una caricia ni una boquita generosa, las chichis sentadas —todas, todas—, bien apoyadas, ¿apoyadas, empolladas o empollando? Yo me voy al baño y me fijo, que la Mirna le hable de amor a su caipiroska.

Bien delimitados acorde al reglamento, baño para “histéricos” y baño para “Histéricas”. Providencia me salva de la duda cuando ninguna puerta dice mi nombre: el de ...cos está clausurado y sólo me queda hacer cola y a pelo, paradita bajo la luz blanca mientras espío a las agraciadas que se sostienen las carteritas a la puerta misma del santo recinto. Diox, Lux necesita un escote, dale un escote a esta alma para reposar la oreja roja de tanta maledicencia. Adentro, las chicas de la carterita tienen pegado el escritorio de secretaria y la puerta del closet en la frente, afuera alguien que necesita un pañuelo me apura: mucha paqui, poca torta; se queja, poca torta mucha paqui; el pastelito se mete conmigo al cubículo y se me duerme la boca de besarle la nariz, justo ahora que los cinco océanos se me ofrecen y yo apenas distingo el marisco de la playa. Bivalvo, molusco, caracolito mío Lux no huele, pero jamás de los jamarases se quedará sin nadar.

Histeria
Humboldt 1695
Martes a domingo
a partir de las 20.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.