soy

Sábado, 26 de diciembre de 2009

SALIO

Un bicho en la oreja de Papá Noel

El grupo Mariquitas acaba de colgar su nuevo álbum en Internet.

 Por Diego Trerotola

Al grupo pop Mariquitas le gusta las navidades. Y mucho. Es que, si se piensa bien, no hay nada más discopopmarica que la Navidad con sus lamparitas y estrellas brillantes, que son una versión casera y minimal de la estética glam de la bola de espejos y las luces sincopadas de cualquier discoteca. Las canciones de Mariquitas, con su sonido electropop casero y suburbano, son perfectas para bailar y corear al ritmo titilante de una guirnalda de luces navideñas. Y, con mucha coherencia, sus dos discos, en formato EP, fueron editados para Navidad, para colgarlos del arbolito queer. A fin de 2008 apareció Molestando a Papá, seis canciones que celebran los paseos en bicicleta y la vida gay en City Bell, pueblo de donde son oriundos los cuatro integrantes originales de la banda, Belu, Merchu, Tincho y Rodo; lugar de origen que comparten con Virus. Y tal vez Mariquitas en su frontal actitud queer sea tan rupturista como lo fue el sonido y la actitud de la banda de Federico Moura en los primeros ’80. Para empezar, ambas bandas también comparten la idea de que a través del humor se puede hablar con total entereza del mundo. Lo cierto es que en Molestando a Papá hay un pequeño himno críticolúdico de nuestro tiempo llamado “Puto de chat”, que circuló como hit under durante todo este año y que describe con su letra simple ese nuevo modelo gay gestado por la cibercultura, donde la visibilidad, la cobardía y la histeria se mezclan en partes iguales.

A veces, la banda juega a travestirse de popespañol, como en la canción “Cogidos de la mano”; juego que está presente en el nombre, porque Mariquitas también es la forma en que llaman en España a la Vaquita de San Antonio, bicho dibujado en tapa del primer disco y convertido en icono del grupo. Y en estos días, el bicho picó de nuevo, porque colgaron, para descarga gratuita, su segundo disco, Gracias a Dios, con cinco canciones dedicadas a la Navidad. Con Juanchy, también conocido como Marica Mala, ya totalmente integradx al grupo en teclados y bases electrónicas, ahora el grupo canta sus tecnorezos orgullosamente maricas, como agradeciendo la bendición de ser queer. Ninguna herejía más divertida para estas fiestas. Y la verdadera gema de este disco es “Cuando Luisa se hizo torta”, donde se retrata con humor un romance instantáneo, rural y primitivo entre dos mujeres, amazonas a galope: “Cuando Luisa se hizo torta / estaba en el medio del campo, / iba como a cien por hora, / cuando cayó del caballo. / Mirta, que era su vecina, / fue corriendo a salvarla, / la abrazó y le dio tres besos, / en el medio de la cara. / A partir de ese momento / nada fue como planearon; / Luisa, Mirta y su caballo / se alejaron cabalgando. / Nunca más se depilaron.” Su estribillo feministaminimal “Nunca más se depilaron” tiene tanta carga de alegría triunfal que tal vez esta canción se pueda convertir en el hit lésbico vernáculo de la próxima década, llegando al nivel de “Puerto Pollensa”, de Sandra Mihanovich, o “Chicas de Calendario”, de Kumbia Queers. Lo que es casi seguro es que ésta es la primera gran receta de la torta navideña.

PARA BAJAR LOS DISCOS Y MAS INFORMACION:
WWW.LASMARIQUITAS.COM

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.