soy

Viernes, 7 de octubre de 2011

TEATRO

Mi mama ¿me mima?

Un desbordante viaje en barbitúrico a través de la relación madre e hijo es la trama de Mátame de nuevo, la comedia negra y enfermiza que dirigen Gerardo Bergérez y Marcelo Iglesias.

 Por A. A.

Al entrar a la sala vemos a una mujer envuelta en una túnica, sentada sobre un módulo rectangular, y literalmente da a luz sobre el escenario. Al quitarse sus velos esta mujer se transforma en una diva de antaño: alta, rubia, perfecta. Su hijo que acaba de nacer es un hombre adulto que la mira mientras ella, amorosa y sádicamente, le pone una bata de enfermo. Así comienza Mátame de nuevo, esta obra escrita por Erika Halvorsen, y quedamos atrapados desde el principio.

A lo largo de cinco actos (cinco muertes) conocemos la historia de estos dos personajes atados desde el amor enfermizo. La Madre es la Marilyn Monroe argentina que cuando Frank Sinatra visitó el país en 1981 “estaba allí” y lo conquistó. De ese amor oculto nació el Hijo que va a despertar en su madre la locura. Ella no puede evitar enfermarlo (física, mental y emocionalmente), para tenerlo atrapado en un mundo irreal bajo la promesa de que algún día él va a llegar a ser como su padre; de que algún día los dos saldrán del olvido y vivirán felices junto al astro de la canción. El Hijo se somete a los deseos de mamá, pero poco a poco, a lo largo de esta comedia negra, van creciendo en él las ganas de matarla.

Y el duelo comienza. La experiencia escénica de Marcelo Iglesias es ideal para encarnar a la Monroe vernácula, esta madre supuestamente abandonada que taconea toda su crueldad sobre el escenario y hace víctima de sus maltratos a su hijo. Y con su contoneo desfilan junto a ella enfermedades, tratamientos, remedios todos mezclados en un coctel del más extraño y gracioso síndrome Münchausen. La maestría de Iglesias para abordar el libro de Halvorsen le da al personaje momentos en los cuales entendemos que la pobre mujer en cuestión no sabe querer de otra manera y la compadecemos. Compasión que, por otra parte, esta madre no tiene ni por un segundo hacia su hijo/víctima, interpretado por Gerardo Bergérez quien, además de su talento, pone en juego todo su encanto que hace que también nos den ganas de cuidar al pobre “enfermo”, aunque no de una manera tan perversa... ¿o sí? Y es que el morbo también tiene un papel protagónico. El público rodea por los cuatro costados a los actores y queremos saber hasta dónde será capaz de llegar la Madre. Queremos ver si el Hijo, nuestro antihéroe (a estas alturas) favorito, podrá rebelarse y reaccionar. Somos testigos de esta desopilante relación patológica y como si fuésemos la audiencia de un reality show siniestro, queremos saber hasta el más oscuro de los detalles médicos. Y ellos (Madre e Hijo) se encargan de mostrarlos.

Mátame de nuevo es por demás intensa y vertiginosa. Ambos actores, quienes además dirigen la obra, se complementan de una manera impecable y se coordinan mutuamente en una sincronía casi perfecta al ritmo de la música de Frank Sinatra.

Lo universal del tema nos toca a todos y es que todos tenemos una madre. Pero además también atrae el lado oscuro, exagerado a través de la enfermedad en este caso, que se presenta en muchas de las relaciones familiares. Una obra interesante y precisa, ideal para aquellos que todavía no hayan superado el complejo de Edipo, y para los que sí, también. Ahora bien, si todavía te seguís preguntando por qué mamá no te sabe decir exactamente lo que tenías cuando eras chicx, ésta es una obra que quizá te dé algunas ideas de cómo encarar el problema.


Mátame de nuevo se presenta los sábados a las 23 en el Teatro La Comedia: Rodríguez Peña 1062 esq. Santa Fe. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Entradas: $ 60.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared