soy

Viernes, 21 de octubre de 2011

CRONICAS MISTRALES

Diversidad ante todo

 Por Naty Menstrual

Hay putos fashion de milenio, hay putos calabazas de Caraza, putos de clase media, medios putos, putos del todo y zarpados de puto. Putos de corso, putos de cotillón, putos con sueños de escaleras de Maipo, putos de barsuchos maricones imperios del playback. Putos inteligentes, putos descerebrados, putos osos, putos gatos, putos gordos como chanchos, putos gansos.

Zoológico de trolazos, container de maracaibos, cóctel explosivo de maricas repartidos por las calles, las veredas, en el cielo viajando en aviones de primera clase, y putos viajando día tras día, apretujados en colectivos rodando sobre la tierra, enredados en aromas de sobaco.

Y hay putos huecos, mononeuronales. Con p de profundos, con p de pedantes, con p de pedorros... y con p de princesas delirantes, con p de pijudos, con p de poetas. Con p de pajeros. Y están los pasivos y los activos y los novedosos versátiles.

Putos progres, zurdos y fascistas. Putos lindos, putos feos, vestidos en Zara y en La Salada, o en Miami o en París, luciendo copias truchas de Armani o de Versace. Putos alternativos. Hay putos de mp1, de mp2, de mp3, de mp4 y de MPCULO...

Putos FLOGGER-BLOGGER-TROLER, y en la Costanera, andando con sus rollers. Putos modernas cibernéticos, puto de tardes de novelas y de danzas macumberas.

Putos con p de cine porno, putos ratones de bibliotecas, putos de Angels y putos de Amerika. De DANCE RAVE PARTY pastilleros y putos de ácido lisérgico, putos de paco, y no de Paco Rabanne o Jaumandreu, dicho sea de paso. Putos zurdos, putos porreros y putos duraznos de merca. Pero no sólo hay putos en este mundo... No estamos solos... Estamos hermanados con las tortas, por ejemplo, pero no de cumpleaños.

Hay tortas Brandon de jean chupín caído a la cadera, pelo corto despeinado y me visto con lo primero que encuentro, aunque me lo programé bien programado. Tortas con jeans de macho, gordas como tanques australianos, que se acomodan el miembro fantasma como si lo tuvieran colgando. Las tortas refinadas y las tortas femeninas que se tiran a la almeja en marea alta o marea baja o la marea que sea.

Tortas bosteras, profesoras de educación física, tortas camioneras con el 1114 estacionado en la puerta, tortas de Palermo Hollywood y tortas de La Matanza. Las que son periodistas, literatas, taxistas, repositoras y maestras jardineras... pero las tortas que más miedo me dan, son las tortas poli con tonga larga y uniforme con cara de himen contraído dispuestas a luchar por la justicia y la moral. Y así, me quedo corta. Cantidad variopinta de todo como en botica:

Travestis, trans, hermafroditas, trogloditas y tapados, asfixiados en el ropero —ahora denominado closet— que es más refinado. Bisexuales, asexuados, promiscuos, trisexuales, putones verbeneros, histericones, tímidos, vegetarianos, evangelistas y budistas.

Somos seres individuales, aunque ciertas características puedan agruparnos, enguetarnos y hacernos parecer sin ser, muchas veces, del más idéntico y profundo palo. Sí, de SER Y PARECER estoy hablando, de cuanto de importante en este caretón mundo en el que deambulamos, parecemos, somos, creemos ser o nos disfrazamos.

¿Cuánto de realidad? ¿Cuánto de teatro? Puro teatro, como sabe cantar como nadie la Lupe, que nos resuena mariconamente en el corazón a todas las maricuecas en las películas de Almodóvar...

Y yo ahora, reflexiono-flexiono-flatuciono y me pregunto de puto profundo que me hago (porque una a la final tiene sentimientos): parecer... o no parecer... ¿ése es el temita? Aunque duela, aunque joda, aunque se niegue... parece que sí, parece que parecer... termina siendo la cuestión.

Como te ven te tratan, si te ven mal, te maltratan... como diría la Chiqui bocona Legrand.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.