soy

Viernes, 24 de mayo de 2013

SER Y ESTAR

Thais Zumblick

Pintora y fotógrafa / tzumblick.blogspot.com.ar

Estas son las paredes más importantes de mi taller. A este rincón le da la luz natural. Acá pongo mis obras favoritas.

 Por Sebastián Freire

1 Foto con mis padres

En esta foto estoy yo de bebé y me encanta porque está mi mamá embarazada de mis hermanas gemelas. Además, en esta foto se los ve muy bien a mis padres. Mi vida de hija única duró sólo 10 meses. Además me gusta que la foto sea en blanco y negro: un tratamiento que parece muy antiguo. Fue tomada en la ciudad donde nací: Tubarao, Brasil. Esta foto es una de las pocas cosas que fueron sobreviviendo a todas mis mudanzas y traslados: hace como 20 años que la tengo conmigo.

2 La cabeza de muñeca de porcelana

Me la regaló mi amiga francesa Noemí hace más de 10 años. Dice que me la regaló porque se parecía mucho a mis cuadros, porque es una muñequita sin ojos. Es verdad que tiene mucho que ver con mis obras, donde [email protected] modelos no tienen ni ojos ni tiempo. A esta cabecita sólo hace falta vestirla con todo mi universo y ahí tenés una de mis obras. La tengo siempre colgada en mi taller.

3 La fea corona

Esta corona la hice yo misma en un viaje que hice a Córdoba con unas amigas. Me gusta hacer manualidades y me anoté en un taller de coronas dado por una mujer muy copada. Ella me preguntó de qué me quería adueñar y yo le dije que de mí misma, así que me coroné con esta fea corona como dueña de mí. Por eso la tengo guardada con mucho cariño.

4 Hello Kitty

Esta muñequita de plástico inflable la compré para armar mi imagen de San Sebastián, simbolizando la atadura a la colonización contemporánea. Traté de representar algunos de los iconos de esa sobreproducción de chatarra que existe en el mundo y al final quedé yo atada a la Hello Kitty: luego de pensar en un principio que era muy terrible, como quedó tan bien pintada en el cuadro, ahora le tengo mucho cariño. Es el primer cuadro que hice con un concepto armado: escribí un concepto y lo pensé bien antes de pintarlo. Antes de este cuadro yo pintaba una toma directa de gente que sentaba en mi sillón delante de la ventana. Para este cuadro construí toda la escenografía. La Hello Kitty es espantosa y estéticamente muy interesante, porque subraya que nos están vendiendo la chatarra como algo lindo. Hello Kitty tiene mucha carga iconográfica en el mundo de hoy. Además, algo que me gustó mucho para agregar en la escenografía del San Sebastián es este material con que está hecha la muñequita: un plástico berreta inflable. Todos los iconos de la modernidad son bastante feos.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.