soy

Viernes, 6 de diciembre de 2013

Balance positivo

Las beneficiarias del plan de capacitación laboral 2013 trans cerraron el año con certificado en mano

 Por Diana Sacayán

El dinero travesti no recorre el circuito formal de la economía, que para la mayoría de la gente es cotidiano. Alcanza con hacer el ejercicio de pensar cuántas travas conoce unx que usen tarjeta de crédito y tengan cuenta en algún banco. Yo, casi ninguna. Por eso cada paso que damos día a día para empujar el debate por el acceso a la economía formal es tan importante. Por eso fue tan emocionante asistir la semana pasada a la entrega de certificados que la Secretaría de Empleo le dio al colectivo trans de La Matanza. Eran los certificados del Trayecto Formativo Ocupacional del plan de Políticas de Inclusión Laboral Trans. Decidimos llamarlo “trayecto” porque desde enero hasta ahora las chicas fueron realizando breves cursos de dos o tres meses, para formarse en distintas áreas y después poder elegir alguna según sus intereses. Hicieron cursos de PC, orientación laboral, microemprendimientos. El objetivo es que ellas mismas puedan irse pensando a sí mismas como mircoemprendedoras. Y la cosa no queda acá: a partir de febrero, cada una va a recibir un subsidio para empezar a montar su proyecto. De a poco ya se van decidiendo: una de ellas ya nos contó que se quiere poner un lavadero de mascotas; otra, un kiosco; otra, una rotisería, y así. Para empezar reciben 15 mil pesos.

Cuando recibieron el subsidio y fueron subiendo una a una a buscar sus diplomas, tenían lágrimas en los ojos. No es para menos. Esto no es sólo el fin de una etapa de formación; esto es, para muchas, la transición hacia dejar la prostitución y construir otro plan, imaginarse un futuro. Para sentirse capaces de llevarlo adelante tuvieron que fortalecer su autoestima.

Desde el MAL, ATIL y Futuro Transgenérico hicimos el balance de lo logrado durante este año y es muy positivo. Para nosotras la pelea no terminó con la sanción de la Ley de Identidad de Género. Al contrario, recién empieza. Esa fue la ley bisagra que nos abrió el camino para discusiones más grandes: el acceso al trabajo y a la educación. Las políticas públicas están buenísimas (¿cómo no lo van a estar si fuimos nosotras mismas las que nos sentamos a la mesa a planearlas junto con los funcionarios?) pero nuestro faro, ahora, es la Ley de Cupo Trans, que ya está redactada. En estos momentos el proyecto de ley está siendo evaluado por el equipo de Diana Conti y esperamos que se pueda tratar en el Congreso el año que viene. Vamos a pelear por el cupo trans de la misma manera que lo hicimos con la Ley de Identidad de Género, hasta que logramos instalarla y aprobarla. Las cosas se hacen peldaño a peldaño, avanzando en políticas públicas, empujando la discusión hacia el ámbito macro del derecho al trabajo, que es el que nos interesa.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.