soy

Viernes, 23 de mayo de 2014

Queer & Folk

La operación Sentime Dominga da sus primeros pasos con el disco debut Operada, que presenta esta noche.

 Por Diego Trerotola

Operada, el primer cd de Sentime Dominga, no tiene caja ni estuche, está simplemente envuelto en una hoja que, al desplegarla, revela tener como corazón el mapa de la provincia de Santiago del Estero, rodeada de fotos familiares, de gente al galope, de manifestaciones colectivas, de insectos, de imágenes religiosas, de calaveras piratas, de una Alicia en el País de las Maravillas con su cabeza mutante y otras pequeñas desviaciones de lo autóctono.

Es como si las líneas punteadas que marcan los límites de ese mapa provincial fuesen una frontera porosa por donde entran y salen las ideas, en circulación permanente y sensual, que definen la estética híbrida de esta creación de Juan Tauil que, junto a Valeria Cini, Itu Itulain y Veroki dieron forma a Operada, que es un “catálogo” inicial de todo lo que Sentime Dominga puede dar. Porque Tauil insiste en que el futuro traerá cosas nuevas, otras personas e historias, otras musicalidades, y que éste es tan sólo un primer estadio de su proyecto colectivo.

Si bien tienen un recorrido extenso de recitales antes de sacar este disco, la historia es muy anterior y tiene que ver con el pasado de Juan en Santiago del Estero, una experiencia telúrica que usa el territorio y las raíces como plataforma de despegue de su estética.

Para Juan Tauil “Sentime Dominga es como una persona que viene de Santiago del Estero, se enoja con Santiago del Estero, pero no porque haya pasado algo concreto sino para facilitar la ida. Llego acá y me encuentro con amigos”. Laura Ramos escribió en una nota que Sentime Dominga es un personaje, un dandy que va viajando en sulky y va juntando cosas, historias y personas. Sentime Dominga es un colectivo que se forma a partir de una necesidad de Tauil de ponerles música a unas letras. Para Operada, tenía una letras y buscaba que alguien las musicalizara. Ahí es donde entra en escena Valeria Cini.

En Operada resuenan Landriscina, Les Luthiers, Mercedes Sosa, Lee Hazlewood, Serge Gainsbourg, Francia, Argentina, Estados Unidos. La primera canción fue la letra de “Travesti Toba”, sobre la que Valeria Cini cuenta: “yo me llevé la letra y Juan me dijo que no tenía ni idea de qué podía suceder. Y yo hice una chacarera, primero un poco cagándome en toda esa cosa machista y estereotipada del folklore. Y cuando la cantamos en una peña la gente comienza aplaudir ¡y le estamos cantando a la travesti!”. Y agrega Tauil “la letra de ‘Travesti Toba’ ya te tira una onda folklórica, como ‘Somos’, son canciones que exudan folklore, y de donde vengo yo también. Santiago del Estero está súper presente desde el inicio porque hablamos mucho de música. Yo le pasé a Jacinto Piedra, que murió en los ’80, muy joven, y tocaba con Peteco, él era la parte más voladora, más loca. Vale conocía mucho de Atahualpa.”

El de Sentime Dominga es un folklore contaminado, que absorbe elementos de afuera, estéticas ajenas y no sólo de lenguajes musicales diversos, como el pop, sino de otros como el cine, el periodismo, bagajes que traen y que transforman en canciones mixtas, múltiples. El nombre del banda, Sentime Dominga, viene de la película Esperando la carroza y funciona como código camp, tiene algo de guiño humorístico. Y eso también tiene Operada, un humor que aparece aunque están por momentos hablando y hasta denunciando problemas como el machismo y la violencia de género.

¿Qué será lo que hoy posibilita la emergencia de estas bandas que proponen una apertura a la diversidad, como Sentime Dominga? “Si yo no hubiese estado inmerso en este modelo, donde empiezan a surgir sexualidades diferentes o disidentes, donde aparecen muchos temas ligados con los derechos humanos, tampoco hubiesen aparecido estas canciones. Por eso las canciones tienen fechas, una canción se llama 2001-2002. Es una cápsula que guardará información de qué pasaba en ese momento para ese grupo de personas”, dice Juan.

Sentima Dominga es una banda queer con una sensualidad polimorfa, que van mutando de estilos del folklore a la chanson, pasan de una voz masculina a una femenina recuperando la seducción vocal del pop, van de temas trans a gays, no se estancan en ningún lugar, no se instalan en ningún género definitivo. “Sentime Dominga es más integracionista que queer –relata Tauil–. Si leés en el disco, ahí agradezco, por ejemplo, a la educación pública argentina. ¿Cuál es mi postura? Soy argentino y como tal tengo todo el derecho a expresar cómo el país ha pasado por encima mío. Tengo todo el derecho a contarme. Y si bien es muy autorreferencial el disco, es universal. En cada canción soy un personaje diferente. Interpretar, desde el teatro, personajes. Quiero integrar todo, si no, somos compartimientos estancos. Yo fui a una escuela pública en un pueblo a 50 kilómetros de la capital de Santiago del Estero. Imaginate lo que fue para mí venir a la ciudad de Buenos Aires, donde no sos ni siquiera argentino.”

Sentime Dominga presenta Operada el viernes a las 23.45, Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Sebastián Freire
SUBNOTAS
 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.