soy

Viernes, 23 de enero de 2015

ENTREVISTA

El sonido y la furia

Sara Hebe, joven figura hiphopera de la escena porteña, y Flor Linyera, tecladista de las Kumbia Queers, comparten la vida y, a cada rato, las tablas. Prenden fuego lo que tocan con sus rimas, arriba y abajo del escenario.

 Por Magdalena De Santo

Flor Linyera y Sara Hebe son pareja hace más de tres años y medio. Pero no quieren hablar de amor: prefieren denunciar el capitalismo y la careteada de la pose. Se conocieron por la música, y aunque cada una tiene su proyecto, próximamente lanzarán algo de a dos: “Estamos preparando nuestros temas juntas y en estos días seguramente saquemos algún tema, pero no queremos decir nada para no quemarlo”, desliza Flor.

Flor Linyera es la tecladista de Kumbia Queers desde marzo del 2009: “Soy de Bahía Blanca, estudiaba filosofía allá y tocaba la guitarra en dos bandas, teníamos un colectivo kultural con el que hacíamos fiestas. Una vez invitamos a tocar a She Devils y a Juana Chan y Alí por separado, y a las Kumbia. Ya nos conocíamos pero ahí pegamos onda. En un momento, ellas andaban sin tecladista y me invitaron. Me aprendí los temas y a la semana me instalé en Buenos Aires”. Sara Hebe viene de Trelew. “Vine en el 2001 a estudiar abogacía, después me pasé a teatro, siempre me gustó bailar y terminé haciendo esto. Empecé a tocar en el 2007 sola, con un pendrive y un micrófono, en bares, hasta que en 2009 saqué La hija del loco y en 2012 Puentera. Ese mismo año se sumó Ramiro a tocar en vivo con sampler, bajo y viola. Antes, dos amigas me hicieron la segunda en apoyos de voces y después vinieron otras dos compañeras, ahora quedó una de ellas, Liyah, y seguimos con Ramiro. Los tres.”

A esta nota ¿la podríamos llamar las tortas y el rock?

S. H.: Decís eso y me imagino un pastel de cumpleaños con fondant negro y purpurina plateada, arriba una guitarra eléctrica de azúcar roja y cuatro velitas alrededor encendidas...

F. L.: Posta, es cierto que la visibilización es necesaria y el cambio tiene que ser radical para que sea verdadero. Pero me parece que está bueno que la forma de liberarse no sea meterse bajo otras etiquetas, sino intentar salirse, no tener que definir ni explicar quién o qué sos y que así esté todo bien.

Igualmente, el under de los ’90, She Devils en particular, abrió un camino interesante para las sexualidades disidentes en el ambiente del rock. ¿Cómo ven eso ahora?

F. L.: She Devils fue una de mis bandas de cabecera. Fueron parte de un movimiento que en su momento, a lxs que teníamos esa edad, nos partió la cabeza, nos abrió un mundo: la movida homocore o queerpunk, la autogestión, ser gay en el ambiente rockero. Las generaciones nuevas son más abiertas, menos enroscadas con la sexualidad, porque hay gente que viene luchando desde hace tiempo para que sea así.

S. H.: Lxs jóvenes son mejores. Vienen con un pedazo de cerebro más “evolucionado” y un cacho de corazón más blando.

Ustedes, aunque hagan música distinta, tienen prácticamente el mismo público...

S. H.: Sí, sobre todo desde que las Kumbia Queers nos invitaron a tocar a y viceversa. Está rebueno.

F. L.: Hay ciertos elementos comunes que por ahí no son tan evidentes para nosotras pero se ve que la gente lo siente así. Vienen a descontrolarse, a exorcizar: hay un espacio de agite espontáneo y genuino, cero pose, nadie que te señale, qué sé yo, eso nos reúne a todxs lxs rarxs.

¿Y cómo ven la escena en general?

S. H.: Veo que en la mayoría de las bandas prima la estética sobre la ideología.

F. L.: Sí, y eso es como una especie de derrota “kultural”.

S. H.: Creo que, lamentablemente, la revolución devino en estética o que quedó sólo la forma y el discurso. Siento casi todo bastante vacío y absorbido por el capitalismo, y en este vacío caben muchas personas y bandas que están haciendo cosas excelentes. Es una época rara. De envases y ebullición a la vez.

F. L.: Para mí es tristísimo ver cómo la pose y la imagen exacerbada por las redes sociales se come a las expresiones y las arrasa..., las vuelve funcionales a lo “aceptable” o las silencia. Pero sí es cierto que, como en todas las épocas, hay una movida por fuera de ese circuito que no trata de ser “lindo” y eso es lo más: incomodar, chocar con todo, generar algo movilizante, ir contra la corriente.

En ese sentido, tus letras, Sara, tienen una carga activista-militante fuerte.

S. H.: Y sí, a las dos nos interesa visibilizar las situaciones de sufrimiento que no se muestran masivamente y acompañar luchas sociales con las que nos identificamos.

F. L.: El mundo está pasando un momento muy triste y oscuro y no se puede ser indiferente. La joda y el baile también son nuestro consuelo. Obvio que con la música no alcanza, pero a veces funciona como un puente, conecta a las personas con su sensibilidad aplacada por tanta sobreinformación.

¿Cómo viene el 2015 para cada una?

S. H.: Estamos terminando el disco, si todo sale okey, a mitad de marzo o abril está en la yeca. Igual, largamos un adelanto con el video de HO! y el de Nunca digas Nunca, que forma parte de un documental sobre desaparecidos en democracia (www.desaparecidosendemocracia.com). La presentación del disco sería en mayo.

F. L.: El disco de las Kumbia también va a estar saliendo en marzo, así que por ahora nos vamos a encerrar a darle con todo a la preparación, producido por Ezequiel Araujo... muy grosso, estamos muy contentas. En julio volvemos a Europa y queremos tocar en Paraguay, Perú y en Japón.

Kumbia Queers. Este domingo a las 12 tocan gratis en la plaza Eva Perón, Villa Rosa, Pilar.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Sebastián Freire
 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared