soy

Viernes, 24 de julio de 2015

ÁTAME Y SERÉ LIBRE

Sin que muchas personas se den por aludidas, sin que grandes multitudes lo reivindiquen, el 24 de julio se celebra el Día Internacional del BDSM. En Buenos Aires, una comunidad que en su plataforma virtual nuclea a más de 40 mil personas se prepara para celebrarlo con un espacio propio. Soy desata algunas reflexiones y también experiencias, sobre todo relacionadas con la misteriosa letra B (Bondage) de la sigla.

 Por Pablo Pérez

SUSPENSION Es un subtipo de bondage de riesgo. La persona es atada (con sogas, cables o cadenas) y colgada del techo, sostenida de uno o más puntos. El objetivo es crear la sensación de un alto grado de vulnerabilidad.
Foto: Sebastián Freire

El 24/7 no hubo ninguna revuelta, ni tampoco ha pasado a mejor vida ni ha nacido ningún héroe ni heroína de nuestra comunidad. Según leemos en los Cuadernos BDSM (www.flechazosbdsm.com), la fecha para la celebración del Día Internacional del BDSM surgió en el año 2003 durante una reunión informal en un Club de Barcelona y toma prestado uno de los términos de nuestra amplísima jerga. El 24/7 (que significa estar comprometido con la práctica de sumisión o de dominación las 24 horas de los 7 días de la semana) más que a una práctica determinada refiere a un estilo de vida que, por un lado, una mínima parte de la comunidad tiene la posibilidad y la capacidad de vivenciar y, por otro, genera bastante polémica: ¿Es posible vivir las veinticuatro horas, todos los días, en una relación [email protected]? [email protected] opinan que sería poco saludable; [email protected] relativizan y la piensan como una convivencia donde si bien los roles no se desdibujan ni se dejan de lado, cada integrante puede seguir sin problema con su vida familiar, social y laboral; [email protected] menos [email protected] a las etiquetas se contentan con vivir la experiencia durante un fin de semana o durante unas vacaciones, aun cuando [email protected] puristas consideren que eso no es una verdadera relación 24/7.

Como sea, de todas las palabras que describen roles, tipos de relaciones y prácticas del BDSM, el 24/7 tiene la ventaja de poder leerse como una fecha y sólo por eso se eligió. “Ese día, cualquiera puede celebrarlo donde quiera o donde esté, con quien desee o de la forma más placentera que considere –escribe Didak, quien junto a Kurt y Amarilys pusieron fecha a la celebración–. Ese día es sólo como una pequeña fiesta que nos damos los amantes del BDSM.”

Es gracias a esta iniciativa de un grupito de personas que este fin de semana, en muchas ciudades del mundo, se oirán latigazos y gemidos BDSM al unísono: B de “bondage”, D de “dominación” y también de “disciplina”, S de “sumisión” y de “sadismo” y M de “masoquismo”. La sigla BDSM amplía el concepto SM (sadomasoquismo).

M de Mazmorra

La mayor comunidad hispanoparlante del mundo dedicada al BDSM (y también al Fetichismo y otras sexualidades alternativas) es Mazmorra, creada en Buenos Aires hace 10 años por Joaquín Spector, con más de 42.000 usuarios registrados y alrededor de 8000 ingresos diarios. El administrador general de su sede virtual, Tomás Heretique, nos cuenta cómo se pasó de la sigla SM a BDSM: “El BDSM es una sigla a la que se llegó por medio de un debate intracomunitario a principios de los ’90 para zanjar una cuestión de imagen entre las personas más afines a las prácticas SM y quienes se volcaban más al bondage y los juegos de dominación y restricción física. No obstante, se sigue hablando mucho (y equivocadamente) de SM de forma neta, porque es el subgrupo más estructurado y con más identidad a nivel difusión, además de haber aportado la estética que se volvió más representativa en el imaginario general. Como el BDSM designa a una colección totalmente heterogénea de prácticas, estilos y sentires, e identidades sexuales asociadas a estas prácticas, es muy difícil identificar una forma única de representar esta colectividad sexual.

“Durante mucho tiempo los eventos fueron itinerantes, primero en la Casona del Sado, donde no se permitían las relaciones sexuales. Por esa restricción se decidió abrir Deviant, que tuvo que cerrar debido a presiones de inspectores del Gobierno de la Ciudad.” Para los últimos eventos, un miembro de Mazmorra había cedido una casona en Almagro y el último fue en el auditorio La Capilla. “Hoy tenemos otras herramientas –explica Heretique–, otra organización, mayores recursos y un asesoramiento legal mucho más sólido.”

El próximo sábado 25 de julio el festejo se viene con todo, porque Mazmorra inaugura un lugar propio, un amplio local en el barrio de San Telmo, una planta baja de 200 m2 con diferentes espacios y un sótano de 250 m2 con imponentes columnas de hierro que seguro serán deleite de los fanáticos del bondage. En los eventos de Mazmorra, además de conocer en persona a los miembros de la comunidad virtual, se arman sesiones de dos o más personas: bondage, sumisión y dominación, sadomasoquismo y todas las prácticas diversas sexuales imaginables, salvo algunas que implican ciertos riesgos y se especifican en el reglamento. Para poder participar, hay que registrarse en Mazmorra o ser invitado por un miembro de la comunidad.

“El espacio está llamado a ser el centro de encuentro y actividad de las personas que integran la Comunidad de Prácticas Alternativas de Sexualidad”, cuenta Heretique. Su concepto es categórico: el nuevo lugar será “Mazmorra en estado físico”, un espejo de los hechos e intercambios que hoy en día ocurren de forma virtual o en el modo de iniciativas dispersas y atomizadas. Este emprendimiento representa un hito para toda la Comunidad kinky, fetichista y S&M local, cosa que debe ser entendida a la luz de las características de la misma Comunidad y de su derrotero hasta la fecha. Todo colectivo se beneficia sustancialmente al territorializarse, dado que su instanciación física favorece la comunicación, la actividad y los proyectos de sus miembros. En este sentido, el hecho de que Mazmorra abra un espacio propio hay que leerlo directamente como un paso de lo abstracto a lo concreto.

Un motivo más para celebrar es que, muy pronto, los homosexuales, putos, gays, varones trans, bisexuales y heteroflexibles de la comunidad BDSM tendremos en el nuevo local de Mazmorra nuestro evento propio.

La fiesta por el Día Internacional del BDSM es este sábado. Hay que anotarse en mazmorra.net

SHIBARI. Práctica ritual japonesa que consiste en atar a una persona siguiendo preceptos técnicos y estéticos. Se usan generalmente sogas de fibras naturales.
Foto: Sebastián Freire

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.