soy

Viernes, 1 de abril de 2016

Cómo denunciar a un neonazi

Avanza la causa por los ataques neonazis en Mar del Plata. Lxs fiscales convocan a quien haya recibido una amenaza o pueda dar testimonio de ataques. ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de hacer la denuncia?

 Por Matías Máximo

Con los tajos de la policía de Miramar en el cuerpo de Lautaro Blengio todavía frescos, el avance judicial sobre la causa neonazis en Mar del Plata ya tiene a ocho personas procesadas, seis de ellas en la cárcel. A partir del pedido a la Procuraduría General de la Nación se unieron dos fiscalías locales y se sumó a la investigación la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM) y la de Ciber-delincuencia (Ufeci). Los ataques neonazis hacia travestis, activistas de diversidad sexual y derechos humanos tienen registro desde hace cinco años, pero en el último mes los expedientes sueltos se unieron para formar una trama, lo que permite probar que los nombres y la forma de atacar se repiten: amenazas, escraches y caños de PVC rellenos con cemento.

La UFEM se reunió la semana pasada con organizaciones de diversidad marplatenses para estimular un vínculo que permita el contacto directo ante reincidencias o nuevos testimonios. “Emerge la cuestión de género porque no se trata de acciones indiscriminadas hacia el culto judío: si bien el punto común de las organizaciones es que son nazis y fascistas, hay muchos ataques hacia personas trans y organizaciones de diversidad sexual. Nuestra misión es poner todo el contenido de género a la vista. Tratar de que se sumen, por ejemplo, los ataques hacia mujeres el año pasado en la catedral”, dijo a SOY Mariela Labozzetta, titular de la Unidad.

Uno de los ejes de trabajo de la UFEM es reunirse con las organizaciones que trabajan en el territorio de la problemática. “Hablamos de tres niveles de acción criminal. La propaganda en sí misma, las pintadas y las amenazas, y un tercer orden que son las lesiones, golpizas y daños concretos. Buscamos que exista un vínculo directo con el territorio, que tengan nuestros teléfonos y puedan hacernos llegar tanto inquietudes como nuevas denuncias”.

El juez federal Santiago Inchausti resolvió los procesamientos en línea con la hipótesis trazada por los fiscales Laura Mazzaferri y Nicolás Czizik. A los imputados, todos hombres que se negaron a declarar, se los acusa de haber actuado tanto en patota como solos “en diversos episodios de violencia cuyas víctimas no son elegidas al azar, bajo la reivindicación del nazismo y el uso y difusión de simbología vinculada a ello”. El juez ordenó dar intervención al Inadi para analizar videos y fotos en los que aparecen varios menores, para que la violencia se prevenga antes de aparecer.

Horacio Azzolin, de la Ufeci, llamó a la participación: “Alentamos a que la gente haga las denuncias ya que parte de la poca visibilidad de estos casos es porque no se radican las presentaciones”. Desde la Ufeci piden que cualquiera que reciba una amenaza (en persona, por teléfono o por Facebook) lo haga saber. Estos son los puntos a tener en cuenta para denunciar a un neonazi:

  • Si la persona recibe una amenaza por Facebook o redes sociales, que haga captura de pantalla (la tecla es IMPR PANT) y si fue un correo electrónico, que no lo borre para facilitar la prueba. Si se borra de todas formas, que lo denuncie, ya que toda actividad en Internet deja rastros.

  • La amenaza es una conducta criminal que está sancionada en el Código Penal hace más de 100 años. Si la policía no entiende, es un problema de la policía, no de la gente: la policía está obligada a recibir las denuncias y la fiscalía también.

  • Más allá de que el perfil sea inventado siempre hay mecanismos para rastrear de dónde proviene. Si es por teléfono, queda registrado, no hace falta tener la grabación. Si hackean la cuenta, hay forma de rastrear desde dónde se accedió.

Entonces, ya sea por la calle o a la distancia, el mecanismo es acercarse a la comisaría o fiscalía y denunciar. Si se desconoce o ridiculiza el pedido, insistir: “Vengo a denunciar que fui víctima del delito de amenaza, que figura en el artículo 149 bis del Código Penal de la Nación”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.