soy

Viernes, 23 de septiembre de 2016

EL LADO CROSS

Adrianna: I am what I am es el nombre de la muestra que la artista cross Adrianna inauguró este miércoles en la galería UV. En esta charla, habla de sus pinturas hechas hace años, de sus delirantes autorretratos y de cómo acaba de presentar en sociedad un nuevo rostro, literalmente.

 Por Ignacio D’Amore

Adrianna es una demoiselle en détresse sin caballero atento: no le hace falta uno. Sus autorretratos la arrojan sobre paisajes sacados de libros fantásticos, ella siempre un poco sugerente, otro tanto melancólica y, sobre todo, entregada al seteo que tiene creado para sí misma. Es la ingeniera de sus propios destinos y se mueve con ductilidad de perfecta multitasker: Adrianna no solamente hace fotos sino que también pinta, es cantante pop y una de las figuras más nombradas de la escena crossdresser de Buenos Aires. En la vernissage de su primera muestra individual, que abrió hace pocos días en la galería UV Estudios, Adrianna estrenó retratos y tema pop propio, además de pinturas hechas hace años que fueron firmadas nuevamente y, quizás lo más inquietante de todo, hizo la “presentación en sociedad de su nuevo rostro”, algo que la gacetilla de prensa del evento se ocupa de informar con la fresca brutalidad que las curadoras de la muestra, el trío Básica TV, contagian a todo aquello que rozan.

¿Cómo fue que llegaste a querer mostrar tus cuadros cambiándoles la firma con la que los habías pintado en su momento?

–Imaginate un teatro abandonado, donde hay un telón lleno de telarañas, y atrás hay una pintura enorme, muy colorida. Pero las luces están apagadas. Descorro el telón...y las luces se encienden, sin que yo haga nada. Para mí, volver a firmar estos cuadros fue casi como agarrar el pincel y volverlos a pintar. Fue hacer de nuevo la obra, completa, como rejuvenecida. Mi búsqueda artística siempre estuvo ligada a la pintura aunque últimamente no me dedicara a pintar, y en esta nueva etapa yo recuperé esas pinturas hechas hace tanto y ahora son de Adrianna, aunque en algún momento hayan llevado otra firma. No les quita ningún valor sino todo lo contrario: son obras que han vuelto a nacer. Es una reinauguración de mi vida, porque si bien originalmente no las pinté como Adrianna, yo siento que sí. El mundo que retrato es geométrico e infinito, tiene que ver con la sensualidad, y entre los colores de uno de mis cuadros aparece una figura, que soy yo misma. Son obras que tienen para mí valor actual, por eso las puede firmar Adrianna perfectamente, y eso las hizo revivir.

Me gustaría saber cómo fue que pasaste de ser Adriannita, en diminutivo, a Adrianna, que es como hoy te presentás.

–Adriannita fue el nombre que elegí al principio, cuando empecé a salir montada hace unos dos años, pero en realidad soy Adrianna, que quiere decir ‘mujer del mar’, porque para mí el mar tiene que ver con la libertad. Las cross tenemos lo que llamamos ‘lado A’, el lado masculino; el ‘lado B’, el lado femenino; y yo tengo un ‘lado C’, que sería Adrianna, una especie de yo artístico.

Sé que estudiaste música clásica y que tu canción “Acaríciame” es una balada latina. ¿De dónde vino la inspiración para componerla?

–Confío mucho en este tema porque ya lo probé con la gente, y lo que es más importante, me gusta mucho a mí. No me había pasado antes de estar tan metida con una canción mía, como en este caso, que hice también la música. Estoy totalmente comprometida y sé que va a gustar, aunque siempre hay algo de miedo a estar en escena. Siempre me puso nerviosa la exposición pública, por eso creo que estoy en una lucha conmigo misma en la que quiero ganar yo, obviamente. Y voy a ganar.

Me interesa mucho que nos hables sobre el debut de tu nueva cara, que fue otro de los estrenos prometidos para tu inauguración. ¿Cómo es que llegan con tus curadoras a incluirlo dentro del marco de las nuevas obras que estás exponiendo?

–Podría decirte que yo me sentía bien internamente pero no estaba conforme con algunas de mis facciones, entonces decidí hacerme algunos cambios. Y sí, es un estreno, porque para mí es ir acercándome como se pueda a la fantasía de tener un rostro de mujer joven, guapa, que nunca se va a lograr. Tiene mucho que ver la mirada del otro, por supuesto. Tampoco sé si la mía es una “nueva cara”... Yo cuando leía el texto que armaron para el evento me reía porque me parecía un poco exagerado, no me hice un cambio total. No sé si será poco o mucho, pero para mí es suficiente, que es lo que más me importa.

Adrianna: I am what I am. Hasta el 1 de octubre.
UV Estudios, Humboldt 401.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared