soy

Viernes, 7 de octubre de 2016

Son y se hacen

Hasta el 12 de octubre tendrá lugar la primera edición del Festival Nacional de Arte Transformista, que reúne performances, recitales, obras de teatro y talleres en los que artistas transformistas de todo el país muestran lo que saben y cómo lo hacen.

 Por Alejandro Dramis

TEATRO

AMORPUTO

Comedia dramática rosarina en la cual Ella, actriz trans y único personaje, expone su intimidad ante el público desde su propio lugar de intimidad: un camarín ubicado en algún suburbio de por ahí. Amores, rupturas, contradicciones y deseos conquistan la primera plana del espectáculo a partir de las historias personales que transforman el espacio en un puto confesionario: poética cotidiana de la desesperación, sonrisas para abatir la angustia y la complicidad del público para sobrellevar un momento de crisis ante la cual, siempre, adviene una revolución. Un signo de admiración al final de su título, el exteriorizarse en un llanto de catarsis o en un juego, como declara su directora Alejandra Codina en diálogo con SOY: “El nombre de la obra es una provocación. Sabemos de la dificultad que tienen algunas personas para decir esta frase en relación a lo genérico y lo discriminatorio, hasta para mencionarla al reservar una entrada. Por ese lado es un chiste, pero por otro es un exabrupto que puede provenir del enojo, del dolor, por el amor no correspondido o por el final de una relación. Es un punto de vista sobre el amor en un momento determinado de la vida, y sobre el trabajo teatral también”. La obra se construye entre ella y Ella, que es Cristhian Ledesma sobre las tablas y los tacos, desde donde se cuestiona, se piensa y se plantea diversos interrogantes: “Qué es el amor o el desamor, llegado el caso. Una temática que no distingue géneros ni elecciones sexuales. Lo que le pasa a Ella y cómo eso nos puede pasar a todxs, aunque en la escena le pasa a Ella y en ella nos podemos llegar a ver nosotrxs. Identidad, deseos y el puto amor en la crisis cotidiana”.

Viernes a las 20.30 en el Club Cultural Matienzo, Pringles 1249.


Danza

DUAL

Sobre un escenario minimalista un hombre espera de pie observando la luz rasante, enfundado en apretadísima malla y camisa negra, elevado sobre tacones altos a pura provocación lúdica y actitud sensual. Gustavo Soto encarna y da vida a este solo de danza contemporánea, con sonido y música original de Alberto Quercia Lagos, temática de tango moderno y la dualidad de lo femenino y lo masculino como su principal protagonista. El tango suena fuerte y los géneros se fusionan con mayor intensidad aún para jugar a un cambio de roles y poner en el banquillo de los acusados a los binarismos y las corporeidades estancas, para transformarse una y otra vez pero nunca por completo y transitar así esas múltiples zonas híbridas a partir de cada paso, en cada pieza y durante cada compás. La obra nació como espectáculo en 2011, dentro del marco del V Festival Internacional de Tango Queer en Buenos Aires, y a partir de entonces siguió su marcha para contar la historia de un hombre que por medio de la danza recorre su lado femenino sin dejar ese cuerpo masculino, explorando todas sus relecturas posibles. Tal como lo cuenta Gustavo, director además de intérprete, entre los lenguajes, los ritmos y las formas que dan vida a esta experiencia intervienen el cuerpo, al música, las luces y el vestuario: “Elegí zapatos de color rojo, súper altos y con plataformas, para darle al personaje una cierta carga de erotismo, de sensualidad y goce al llevarlos. En Dual todo es posible, es la idea de que uno con su cuerpo puede hacer lo que quiera, lo que le haga completamente feliz, animarse a explorar otras inquietudes. Uno es lo que quiere ser, y por lo tanto hay que pasar esta vida haciendo lo que deseás, imaginás o soñás”.

Lunes a las 20 en Sitges Bs. As., Av. Córdoba 4119.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: ALEJANDRA CODINA
SUBNOTAS
 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared