soy

Viernes, 4 de noviembre de 2016

HOMENAJES

PROFETA EN SU TIERRA

Fue uno de los fundadores de la Comunidad Homosexual Argentina, pionero en mostrarse como gay ante la prensa masiva y amarilla, motor de la primera Marcha del Orgullo. A veinte años de su muerte, en Un puto inolvidable, el documental de Lucas Santa Ana, Carlos Jáuregui es narrado a través de las voces de sus compañeros y compañeras de lucha en sus aspectos menos conocidos.

 Por Dolores Curia

¿Cómo llegaron a ese título?

Lucas Santa Ana: Un día, en una reunión por el guión junto a Gustavo Pecoraro, nos pusimos a tirar ideas para el título. Queríamos algo que fuera memorable y que no fuera sólo su nombre, que era lo más fácil. Pensando en la idea del recuerdo y la memoria, se nos vinos el “inolvidable”.

¿Hay una tendencia a olvidar a los pioneros?

L.S.A: No podría decir eso cuando hay una gran masa de gente preocupada por la memoria. Prefiero la tendencia a “hacer memoria”. Pero nos pasó durante la escritura del guión que hablando con gente me preguntaban quién era Jáuregui. Me parece muy importante que sepamos de nuestra historia como movimiento.

¿Cuál es el peso histórico de su figura?

L.S.A: Fue fundamental para la historia argentina. No sólo para la comunidad lgbti. Cambió la forma de pensar de un país, él y sus contemporáneos que lucharon por la no discriminación, por la igualdad.

¿Hay material inédito?

L.S.A: Sí, un cumpleaños grabado en VHS del cual usamos algunas imágenes. Y unos textos inéditos de un proyecto de libro que Carlos estaba escribiendo y que nunca terminó, donde habla de cosas personales poco conocidas.

¿Qué descubrimientos hiciste sobre la vida de Jáuregui durante la investigación? ¿Algo que te haya sorprendido?

L.S.A: Varios entrevistados hablaron sobre la relación de los hermanos. Hay un mito de cierta rivalidad entre ellos, pero no es real. Se nota que se querían mucho y se apoyaban mutuamente, cada uno desde su militancia: Roberto con el HIV y Carlos con la visibilidad y los derechos. La muerte de Roberto naturalmente golpeó muy duro a Carlos. Era su último vínculo familiar cercano vivo.

¿Hubo algún material sorprendente que hayas tenido que descartar?

L.S.A: Una anécdota que quedó afuera. La contaron Kado Kostzer y su pareja: una vez invitaron a Jorge Luz a una fiesta en casa de Carlos Jáuregui y Pablo Azona. Jorge (quien era reconociblemente homosexual, pero en el armario) se quejó de que lo estaban llevando a la casa de un homosexual público y eso le parecía un escándalo.

¿Sobre qué otros emblemas argentinos te gustaría hacer un documental?

L.S.A: Me gustaría hacer algo sobre y con Ilse Fuskova. La realizadora Liliana Furió ya está haciendo algo. Hablamos de juntarnos. Lo estamos viendo. También sobre otros emblemas fuera del colectivo como Alicia Moreau de Justo.

¿Qué aspectos de su vida quedaron fuera?

L.S.A: Sus amores. Contamos a Pablo Azcona, que fue su primera pareja. Pero tuvo otras parejas después, que no pudimos incorporar al documental.

¿Qué frase de Jáuregui rescatarías si tuvieras que escoger?

L.S.A: “Este recorrido lo hemos elegido hace tres años cuando hicimos la primera marcha del orgullo, porque es muy simbólico para nosotros. Por un lado dejamos atrás la represión que durante tantos siglos hemos padecido los gays y lesbianas por parte de la Iglesia Católica, y avanzamos hacia el edificio del Congreso donde algún día se van a sancionar las leyes que nos deben”.

¿Qué escena te parece la más impactante?

L.S.A: Hay una escena relatada por el propio Carlos de su libro inédito, del cual tomamos algunas frases. Carlos relata cómo supo que era una persona viviendo con VIH y lo que eso significaría para su relación con Pablo que ya estaba viviendo con VIH, y también sobre su vida, y sobre su muerte. La escena muestra que Carlos se adueñó de su vida y de su muerte.

En la película se habla de su niñez, adolescencia y primera juventud. ¿Cuánto se conoce de todo eso?

L.S.A: Poco. Incluso Carlos, no contaba mucho, o contaba una versión estilizada su propia historia. Sólo aquellos que han investigado, como Martín de Grazia, han logrado rescatar parte de la semilla que se germinó en La Plata, su ciudad natal.

Viernes a las 20.30, Cosmos, Av. Corrientes 2046.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.