soy

Viernes, 8 de mayo de 2009

Ají molido

Una nueva revista, Ají, asoma en el horizonte de las propuestas dirigidas especialmente a la comunidad Glttbi. Un buen motivo para festejar, y criticar también.

 Por Diego Trerotola

A modo de editorial, el texto “mAJIfiesto” lo deja casi todo clarito, aunque esto en un principio parecía ser cosa de negros: esta revista es de los que “no anhelan vivir su propio Queer as Folk”, de los que se jactan de ser sudacas y de ser “cabezas, pardos, rotos, cholos, nacos, boletas”. Todo bien: la idea es ubicarse justo en los márgenes del yiro fashion del circuito cerrado del gay chic. Pero la tapa aclara, y oscurece, que la revista es “Ultra Trash”. Pero, ¿esa forma de etiquetarse no es más bien chic, con algo de Soho, algo de Hollywood, de Palermo de cabo a rabo? Parecería que los responsables de la edición intentaran apropiarse del lenguaje que los insulta y también de ese lenguaje que los conquista, que al nombrarlos de manera elegante les borra su valor crítico y marginal. Conquistados están, poniendo poca resistencia porque, en general, lo que parece contracultural, “cosa de negros”, se vuelve más bien pacato, incluso un poco reaccionario. ¿Me pareció a mí o los modelos de la revista, empezando por el de la tapa, no muestran la caripela? Muestran la pija y el culo, a veces, pero nunca dan la cara. Y, además, en toda la revista hay una sola columnita para las lesbianas: para ellas lo mínimo, como en la línea del viejo periodismo gay, pero lesbofóbico. ¡Uf! Todo parece retroceder en el tiempo, como si fuese una mala revista gay de los ’80. ¿Eso es retrógrado o anticuado? No, es vintage, o ultra vintage. Y, para colmo, con el rostro escondido, en el poster central, dicen que no son “invisibles”. ¡Y firman varias notas con seudónimos! ¿Qué entenderán por visibilidad? ¿Habrá ironía en todo eso? ¿Lo de pegarles a las ediciones de Eloísa Cartonera también es irónico? ¿El chiste es convertir todo en una mera pose provocadora? Igual, el saludable aire de fanzine que se respira en ciertas páginas de Ají, con su rescate de viejas publicidades, un humor frontal y algo naïf, le da su encanto. Además hay colaboraciones destacables: la denuncia de la persecución del sexo en teteras y la Naty Menstrual que siempre zarpa para el lado B del asunto. Pero, en realidad, es una pena que lo mejor de la revista, esa sección “Contanos tu barrio”, con distintas odas al Gran Buenos Aires en primeras personas singulares, sea tan breve, porque ahí se estampa ese sentimiento genuinamente cabeza.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared