turismo

Domingo, 16 de noviembre de 2008

SANTA CRUZ > EN LA PATAGONIA COSTERA

Verano en Caleta Olivia

Caleta Olivia es la puerta de entrada a la provincia de Santa Cruz por el litoral marítimo. Tiene las temperaturas más cálidas de la región austral, playas de arena fina y canto rodado y una espléndida costa acantilada sobre las aguas del golfo San Jorge.

 Por Mariana Lafont

Desde Comodoro Rivadavia hasta Caleta Olivia, la Ruta Nacional 3 bordea la costa patagónica entre majestuosos acantilados y playas de arena fina y canto rodado, a lo largo de unos 78 kilómetros. Este tramo es uno de los pocos lugares en que la ruta costera, en su extenso recorrido, se asoma al Océano Atlántico.

Caleta Olivia ofrece las temperaturas más cálidas de la Patagonia Sur y permite disfrutar del sol y la arena. En la ciudad misma el nuevo paseo costero tiene una extensión de 5 kilómetros y se puede recorrer en vehículo o por un sendero peatonal, además de bajar a la playa. Sobre la plataforma continental (llamada restinga) se encuentran infinidad de mejillones, cholgas, caracoles, estrellas y erizos de mar y algas verdes, rojas y pardas. Muy cerca de allí hay un sendero interpretativo (al que se accede sólo cuando la marea está baja) en el que se descubren cuevas moldeadas por la acción del mar. Y en las playas cercanas al puerto (10 kilómetros al sur de la ciudad) está la llamada Lobería Punta Sur, una colonia de 160 lobos marinos de un pelo. Este apostadero fijo de lobos marinos es el único que ha quedado de la gran cantidad que hubo hasta la década del 30, cuando una intensa caza indiscriminada diezmó la población de fauna marina. Allí se pueden avistar patos, cormoranes, ostreros y gaviotas y, en algunos momentos del año, se pueden ver ballenas francas.

Para ir a las playas fuera de la ciudad hay que tomar la Ruta 3. La carretera en sí vale la pena ya que corre paralela al mar y lo separa de la estepa desde donde gran cantidad de guanacos miran los autos pasar. Hacia el norte, la extensa costa ofrece lugares como Playa Bonita, Playa Alsina, La Lobería, La Encajada, La Alambrada, La Escondida, El Cerrito, bahía Quieta y laguna de los Patos hacia el norte. Hacia el sur, están bahía Lángara, Las Golondrinas y Barco Hundido, entre otras.

A sólo 40 kilómetros al norte de Caleta (pasando el viejo volcán extinto Pan de Azúcar o Tumba de Patoruzú) se encuentra Playa Alsina, uno de los sitios preferidos por los amantes de los deportes náuticos como el windsurf, kitesurf y surf. Además, debido a su gran amplitud, Playa Alsina es ideal para hacer paseos en cuatriciclo y recorrerla de punta a punta. Por otro lado, en toda la costa se practica la pesca y las especies más importantes que se capturan son el pejerrey patagónico, el róbalo, la raya, el tiburón, la palometa y el mero.

TODO EMPEZO CON EL TELEGRAFO Los orígenes de esta ciudad petrolera se relacionan con la extensión del telégrafo en la Patagonia. En 1901, el buque Guardia Nacional, comandado por Ezequiel Guttero, desembarcó en un sitio abrigado entre dos restingas al que llamó Caleta Olivia. Caleta debido al accidente geográfico pero existen varios mitos acerca del porqué del nombre “Olivia”. Algunos sostienen que posiblemente fue en honor a la única dama que iba en el barco y que se llamaba Olivia. Y otros argumentan que el día del desembarco la tonalidad del mar era de un color olivo y se decidió bautizarla Caleté Olivé, en francés, que luego se tradujo a Caleta Olivia. Aunque su fundación oficial tuvo lugar el 11 de julio de 1921 (por decreto del Ejecutivo nacional), Caleta Olivia decidió tomar como fecha simbólica el 20 de noviembre (de 1901) recordando el día que llegó el telegrama a Buenos Aires anunciando la creación de la Oficina de Correos y Telégrafos.

En 1922 se inauguró YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales) luego de haberse descubierto, en 1907, petróleo en Comodoro Rivadavia. En 1943, YPF comenzó a explorar la zona norte de la provincia de Santa Cruz hasta que, al año siguiente, brotó el primer chorro de petróleo en un lugar llamado Cañadón Seco, ubicado a 17 kilómetros al oeste de Caleta Olivia. El oro negro dio un gran impulso a la ciudad que comenzó a recibir gran cantidad de migrantes de las provincias del norte de Argentina (principalmente de La Rioja y Catamarca). De aquel pasado “ypefiano” quedan hoy la vieja proveeduría, el ex hospital y las casas de chapa del Primer Barrio de YPF, comúnmente llamado Barrio Parque o Barrio Viejo.

A partir de la privatización de YPF en la década del 90, Caleta Olivia comenzó a mirar al mar en busca de otras alternativas de trabajo. Curiosamente, y a pesar de estar frente al océano, Caleta Olivia no tenía actividad pesquera hasta que unos años más tarde se construyó el puerto Caleta Paula, impulsando esta actividad poco comercializada en la zona. En la actualidad, en Caleta Olivia se almacena todo el petróleo del norte de Santa Cruz y allí se carga en los buques que van a las refinerías.

TE AGRANDASTE “GOROSITO” El monumento más emblemático de Caleta Olivia es, sin dudas, el Monumento al Obrero Petrolero, más conocido como “Gorosito”. Su impresionante porte lo hace visible prácticamente desde cualquier punto de la ciudad. Esta llamativa obra del escultor Pablo Daniel Sánchez tiene 13 metros de alto.

Según cuenta la historia, el día de la inauguración (el 13 de diciembre de 1969) el monumento aún no estaba terminado: faltaba el torso y la cabeza. Recién dos días después un operario con una grúa logró colocar el torso de “Gorosito”. El espectáculo fue seguido por unas 600 personas, que presenciaban cada movimiento de la mole de hierro y cemento que se intentaba ajustar a las caderas de la gran escultura.

También existen varias versiones acerca del origen del nombre “Gorosito”. Una de las más difundidas se vincula a una historieta cómica de la época en la que los personajes solían decir: “¡Qué grande sos Gorosito!”. Otra sostiene que un comediante muy conocido de la radio, al enterarse de la imponente obra, exclamó: “¡Te agrandaste Gorosito!”. Por su parte, los obreros mencionan una propaganda de zapatillas (marca “Gorosito”) que era muy popular en esos años. Durante mucho tiempo el Gorosito fue de color blanco hasta que en el 2007 fue restaurado y pintado de color bronce. El monumento tiene hoy un espejo de agua y es el punto de encuentro elegido por los jóvenes caletenses para reunirse cuando cae el sol.

Compartir: 

Twitter
 

Lobos marinos de un pelo en la Lobería Punta Sur, en las afueras de Caleta Olivia.
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> JUJUY > VIAJE DE HUMAHUACA A SUSQUES
    De la Quebrada a la Puna
    Desde Humahuaca, un itinerario por la Quebrada hasta lo profundo de la Puna jujeña.
    Por Julián Varsavsky
  • LA RIOJA > RUTA SANMARTINIANA
    El cruce de los Andes
    Por Graciela Cutuli
  • TUCUMAN > RESERVA HORCO MOLLE
    Un laberinto vegetal
    Por Graciela Cutuli
  • SANTA CRUZ > EN LA PATAGONIA COSTERA
    Verano en Caleta Olivia
    Por Mariana Lafont
  • NOTICIERO
    Noticiero
  • COSTA RICA > EN LAS RESERVAS DE MONTEVERDE
    Pura vida
    Por Maribel Herruzo

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared