turismo

Domingo, 25 de octubre de 2009

SAN JUAN > DESDE EL PUEBLO DE RODEO

Aventuras al viento

El ventoso dique Cuesta del Viento y el vecino pueblo de Rodeo son un centro de turismo aventura donde se practica kayaking, windsurf y kite-surf, se hacen bajadas de rafting en el río Jáchal y espectaculares trekkings y cabalgatas por áridos y coloridos paisajes.

 Por Julián Varsavsky

Para abordar la belleza virginal de algunos rincones de la provincia de San Juan, hay que dejar atrás el asfalto por un rato y lanzarse a la aventura por ríos y montañas, senderos arenosos y caminos de ripio, o por las profundidades de una cueva. El lugar que concentra todas estas actividades, el extremo noroeste de la provincia, es el pueblo de Rodeo, ubicado a 4 km del dique Cuesta del Viento.

Cualquier viajero algo desorientado podría llegar a la Cuesta del Viento y pensar que está frente al famoso Valle de la Luna inundado por un gran diluvio. Pero se trata en verdad de un ventoso lago artificial originado por la construcción del dique, que por un azar de la intervención humana conformó uno de los paisajes más sorprendentes de nuestro país, y al mismo tiempo uno de los centros de turismo aventura más completos.

Al llegar por la ruta, la Cuesta del Viento aparece de repente con la inmensidad radiante de un extraño valle que combina la aridez de un paisaje lunar con una transparencia de aguas caribeñas. El lago está rodeado por montañas de hasta 6250 metros, y en su interior sobresalen peñones solitarios cuyos rectos paredones tienen algo de fortaleza sumergida. Algunos crean extrañas formas helicoidales y desde lejos pareciera que una verdadera Atlántida en ruinas sobresale apenas sobre la superficie del agua. Y al fondo del paisaje, del otro lado del lago, unos rojizos vendavales de arena se elevan en remolinos hasta el cielo.

EN BALSA A cinco kilómetros del dique Cuesta del Viento se realizan bajadas de rafting por el río Jáchal. Esta aventura en balsa inflable comienza cerca de las compuertas del dique, donde un estrecho cañón de 6 metros de ancho con paredones de 25 metros de alto conforma uno de los ambientes más hermosos del país para practicar este deporte. Al principio parece un juego de niños, ya que sólo se siente un suave traqueteo amortiguado por la goma inflable. Pero la calma se desvanece cuando el guía dirige la balsa a toda velocidad hacia una roca apenas sumergida: al pasar por encima todos saltan en los asientos como en un colectivo que se ha tragado un “lomo de burro”. A los 10 minutos nadie se salva de estar empapado y con los pies sumergidos en el agua, que va invadiendo la embarcación (hay aliviaderos para el desagote).

El Jáchal es un río ciclotímico que por momentos explota de furia en concéntricos remolinos y al instante se apacigua en felices remansos. ¿Qué pasa si la balsa vuelca? La posibilidad existe, aunque en verdad se puede provocar. El guía suele preguntar de antemano si todos quieren que tal cosa ocurra. Si se acepta el desafío, entonces la balsa se da vuelta. Pero no hay nada que temer. El río no es profundo ni el caudal incontrolable, y el casco y el chaleco protegen de las rocas.

El río es considerado nivel de complejidad “3” y “3+”, es decir que es apto para inexpertos. El trecho del vertiginoso paseo mide doce kilómetros que se recorren en poco más de una hora y la mayor velocidad que se alcanza es de 40 kilómetros por hora.

EXCURSIONES DESDE RODEO En los alrededores de Rodeo se realiza todos los años el Desafío Cuesta del Viento, una carrera de bicicletas todo-terreno que es una de las más importantes del país en su tipo. Y para los visitantes se ofrece una excursión en bicicleta que recorre el mismo circuito técnico de los competidores, que mide 30 km. No es por cierto una salida sencilla, ya que hay descensos con una inclinación de hasta 60 grados e incluso se pedalea siguiendo el curso de un arroyo por dentro del agua. También hay subidas exigentes, vadeos y se atraviesan profundos cañadones donde se pedalea entre dos barrancas muy cerradas.

Una actividad no muy conocida en el país y que se puede practicar en Rodeo es el mountain board, un skate de ruedas especiales para suelo de montaña. La tabla es más grande que el común y tiene fijaciones en los pies, que se sueltan ante una caída. El equipamiento incluye casco, rodilleras y coderas, y no hace falta tener experiencia previa en esta disciplina, ya que se va graduando la dificultad de acuerdo con el nivel de cada uno. Se baja en zigzag, como surfeando por la montaña.

Pero quizá una de las excursiones más completas y originales que se realizan desde Rodeo es a la Cueva del Indio, donde se ingresa con linternas frontales a las profundidades de una montaña para caminar, arrastrarse y descender en rappel por sus oscuras galerías.

TREKKING, ESCALADA Y KAYAK A 40 km de la Cuesta del Viento está el centro de escalada Agua Blanca, preparado con 50 vías de acceso (rutas de ascenso con chapas clavadas en la roca). El lugar es una quebrada en plena Cordillera de los Andes donde se escala en paredes de granito. En Agua Blanca se practica tanto rappel como escalada en paredes con una altura promedio de 20 metros. Por lo general, antes de partir hacia el lugar se ofrece una clase básica en una palestra de escalada de 9 metros de altura que hay en el parador La Morada Aventura, y luego se va hasta Agua Blanca para pasarse el día completo subiendo y bajando paredes sin cesar.

Lo más singular del trekking llamado Cara de Cristo –que se hace a un costado de la Cuesta del Viento– es que se accede a un paraje increíble en apenas dos horas de trekking. No se trata de una caminata plana sino de subir a la cima de un cerro, lo cual implica el esfuerzo de treparse a algunas rocas. Es por lo tanto un trekking técnico que requiere un mínimo de estado físico.

Y quien pueda hacer el esfuerzo será recompensado con un paisaje de montañas rojizas y una vista completa del dique Cuesta del Viento y el Valle de Iglesia, con la Cordillera de los Andes a pleno.

Una de las excursiones más agradables y relajadas que se hacen desde el dique Cuesta del Viento son los paseos en kayak. Estas salidas sólo se pueden hacer de mañana, antes de que el viento comience a soplar. Se usa un kayak del tipo sit on top y se recorren unas encantadoras islitas desiertas y extrañas formaciones sedimentarias que sobresalen en el dique. En los días de calor uno puede tirarse al agua en medio del lago, nadar un rato y volver a subir al kayak. La excursión dura una hora y media y se recorren unos 5 km en total.

A TODA VELA Lo que más se practica en las aguas del dique Cuesta del viento es el windsurf, tomando como base la playa del Rancho Lamaral, un hostel que se llena de amantes de este deporte durante todo el verano. La mayoría son expertos windsurfistas, pero aquellos que deseen dar sus primeros pasos en el windsurf disponen de un instructor que da clases por la mañana, cuando hay poco viento. Antes de ir al agua, se da la información teórica y de seguridad y luego se practica en un simulador.

En la primera clase ya se aprende a ir y venir, y si todo marcha bien en la segunda se puede intentar acelerar y frenar. En las mañanas se toma la clase y en la tarde se practica, y en tres clases ya se puede aprender lo elemental. Para los más avanzados hay un instructor especializado en saltos, que son el atractivo principal de la Cuesta del Viento.

Una disciplina más extrema es el kite-surf, surgido a partir del parapente pero mezclado con el surf y el esquí. La Cuesta del Viento y el Lago Nahuel Huapi son considerados los dos mejores lugares del país para la práctica de kite-surf en la modalidad free-style (sin recorrido fijo) gracias a la cantidad de días navegables y unos vientos que llegan a los 135 km/h, con un promedio de 60 km/h.

CABALGATAS Y PESCA EMBARCADA

Entre las diferentes formas de abordar el singular paisaje de la Cuesta del Viento están las cabalgatas que se organizan desde la finca El Martillo para recorrer las montañas que rodean el espejo de agua. Por momentos los caballos bajan hasta el borde del dique e incluso cruzan algunas bahías metiéndose un poco en el agua. Y luego se parte hacia las montañas. En promedio, las cabalgatas duran unas dos horas.

En el dique Cuesta del Viento también se pueden pescar pejerreyes de buen porte y en cantidad. La pesca siempre es embarcada y solo se puede hacer en la mañana, antes de la llegada del viento. El pique consiste en pejerreyes de portes normales y también algunos matungos, como llaman aquí a los pejerreyes que alcanzan el kilo y medio de peso. En una salida común –para un máximo de tres personas– pueden picar un total de entre 70 y 80 ejemplares, aunque el cupo por persona es de 30 unidades. Se pesca con una línea de profundidad media con mojarras vivas como carnada.

DATOS UTILES

Dónde alojarse: La Finca El Martillo es un establecimiento agropecuario dedicado al agroturismo donde se crían ovejas, truchas, conejos y llamas. Además de restaurante, la finca ofrece cabañas equipadas con vajilla, heladera y cocina para dos a seis personas. El alojamiento para dos personas cuesta $ 200 por día y para cuatro, 280 por día. www.fincaelmartillo.com

Cómo llegar: Desde la ciudad de San Juan, por la Ruta 40 hasta Jáchal y luego la ruta 150. Son 164 kilómetros hasta Jáchal y luego 44 kilómetros más hasta Rodeo. Allí nace la Cuesta del Viento.

Excursiones: La Morada Turismo Aventura está en el cruce de la Ruta 150 con la calle Santa Lucía, a 600 metros del dique Cuesta del Viento. Allí se ofrecen todas las excursiones descriptas en esta nota. Una bajada de rafting cuesta $ 75 por persona; una cabalgata, $ 60; la excursión a la Cueva del Indio, $ 50; un paseo en kayak, $ 50; la excursión en bicicleta, $ 60; el día de escalada, $ 220; una mañana de pesca para tres personas cuesta $ 300 y el mountain board, $ 50. Tel.: (0264) 15-436-4822. E-mail: [email protected]

Windsurf y kite-surf. La base para practicar y aprender estos deportes es el hostel Rancho Lamaral, a 300 metros del dique Cuesta del Viento. Una clase cuesta $ 100 y un curso de tres clases, $ 270. El alquiler de equipos cuesta $ 180 por día y el alojamiento con desayuno en el hostel, $ 36 por día. www.rancholamaral.com

Más información: Casa de la Provincia de San Juan en Buenos Aires. Sarmiento 1251. Tel.: 4382-9241. www.turismo.sanjuan.gov.ar

Compartir: 

Twitter
 

Windsurf en el dique Cuesta del Viento.

Mountain board. Un skate con ruedas especiales para bajar en zigzag por laderas de montaña.

Una de las excursiones más agradables y relajadas son los paseos en kayak.
Imagen: Sandra Cartasso
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> SAN JUAN > Desde el pueblo de Rodeo
    Aventuras al viento
    Desde el pueblo de Rodeo, excursiones muy activas por el río Jáchal y el dique Cuesta del Viento.
    Por Julián Varsavsky
  • MINITURISMO > PESCA POR LA VIEJA RUTA 2
    Aguas de octubre
    Por Pablo Donadio
  • SUECIA > ESTOCOLMO EN OTOñO
    La ciudad azul y oro
    Por Graciela Cutuli
  • LA QUIACA > FERIA POPULAR EN LA PUNA
    La Manka Fiesta
    Por Julián Varsavsky

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.