turismo

Domingo, 2 de mayo de 2004

TERMAS DESTINOS ARGENTINOS MUY SALUDABLES

Benditas aguas termales

Son puro hedonismo y atraen cada vez a más turistas deseosos de un verdadero reposo asociado a propiedades terapéuticas o medicinales. Las termas argentinas son ricas en propiedades benéficas que brindan recuperación y descanso.

Graciela Cutuli

Los turistas termales son los herederos de una larga tradición, que arranca en tiempos inmemoriales. La costumbre de aprovechar las propiedades benéficas del agua es muy antigua y, sin disponer de los avanzados medios científicos de hoy, ya las civilizaciones del pasado habían descubierto que las aguas que surgen de la tierra a distintas temperaturas podían brindar beneficios notables en el tratamiento de ciertas dolencias, o ventajas cosméticas igualmente apreciadas. Ulises, que recorrió medio Mediterráneo en su odisea de diez años, ya hablaba de los placeres del baño termal y en sus tiempos se conocía a los balnearios como “asclepias”, por Asclepio (o Esculapio), el dios de la Medicina. Dioses aparte, el gran médico griego Hipócrates consideraba el agua como uno de los principales medios terapéuticos y la aplicaba –fría o caliente, dulce o de mar– para tratar distintas dolencias. Los romanos no se quedaron atrás y pasaron del uso medicinal del agua a la aplicación puramente placentera de los baños termales: los testimonios de las espléndidas termas que se construían en plena Roma todavía están en pie en buena parte de la capital italiana. Y los romanos, que llevaron su lengua y su civilización a buena parte de Europa, llevaron consigo también las termas, como las que se encuentran aún en Francia, Gran Bretaña y hasta Galicia. Hoy día, cuando el turismo termal parece una conquista moderna asociada a la talasoterapia y los spa, sorprende comprobar hasta qué punto estaba desarrollado en los tiempos más antiguos. Más recientemente, el nuevo auge de la hidroterapia y las termas comenzó en el siglo XIX, cuando toda una generación de médicos volvió literalmente a las fuentes y recuperó las propiedades positivas del agua para tratar distintos síntomas. La clase alta europea empezó a concentrarse en torno de los centros de tratamiento –Baden Baden, en Alemania, es tal vez uno de los más famosos– que se convirtieron a su vez en importantes centros sociales y ciudades florecientes gracias al termalismo. De allí a la recuperación definitiva de los beneficios de la hidroterapia en el siglo XX había un solo paso: y este paso se dio con creces. Después de desarrollarse en el continente europeo, las técnicas se exportaron a todo el mundo. Y en la Argentina, que tiene un gran potencial en materia de termas y en los últimos años desarrolló importantes instalaciones para el turismo termal, esta modalidad también tiene cada vez más adeptos. En nuestro país hay termas de toda clase, basta elegir el destino y hacer las valijas, aunque cuando se busca algo más que fines cosméticos siempre es conveniente consultar con un médico y elegir (o evitar) ciertos lugares en función de las propiedades que presente el agua.

Termas del Noroeste En el extremo norte de la Argentina, las termas más conocidas son las de Rosario de la Frontera, en Salta, cuyo hotel fue el primer centro termal del país: empezó a funcionar allá por el lejano 1880, cuando se descubrió que sus aguas, que alcanzan hasta 99°C (lo que las convierte en las más calientes del mundo), eran beneficiosas para tratar trastornos hepáticos y digestivos, reuma, anemia e hipertensión. Entre los huéspedes ilustres, Rosario de la Frontera contó a Sarmiento, Bartolomé Mitre, Avellaneda y Bernardo de Irigoyen. Las termas están apenas unos siete kilómetros al este de Rosario de la Frontera, en el Cerro Termas, rodeadas por una densa vegetación y a poco menos de 1000 metros de altura. Las aguas fluyen desde unos 4000 metros de profundidad, repartidas en nueve manantiales, y se concentran en dos piletas construidas con lava volcánica, un material que impide el recalentamiento de la superficie donde pisa la gente (una pileta es de uso exclusivo de los huéspedes del hotel y la otra está abierta para el público que asiste durante el día).
En Jujuy, a sólo unos 20 kilómetros de la capital, también hay otro hotel histórico: es el Hotel Termas de Reyes, nacido gracias a las surgientes termales de la accidentada Quebrada de Reyes. Ya los pueblos incaicos residentes en la zona visitaban las “aguas sagradas”, que como las de Salta tienen propiedades hipertermales. El hotel se construyó en los años 30, una época en la que fue toda una hazaña el transporte de ladrillos y piedras a lomo de mula, ya que la infraestructura vial era casi inexistente. En los primeros tiempos, cuando fue inaugurado, un viejo colectivo Ford cubría para los turistas el trayecto entre San Salvador de Jujuy y el hotel... El edificio tuvo una historia tormentosa de idas y vueltas, concesiones sucesivas y pasos por manos privadas y estatales (durante el gobierno de Perón fue donado a la Fundación Eva Perón, que lo utilizó como hogar para niños, y la propia Evita se alojó en la que hoy es la habitación 100 del hotel), pero finalmente fue reestructurado y convertido en un centro de primer nivel que combina la hotelería con el termalismo y el spa.
Siempre en el Noroeste, aunque ya apartadas de los Andes, se encuentran las termas más clásicas y conocidas del país: son las Termas de Río Hondo, en Santiago del Estero, durante décadas todo un símbolo del termalismo en la Argentina. El complejo, que ofrece además de la hotelería un spa y centro de convenciones, está situado a 65 kilómetros de la capital provincial y sus aguas son muy visitadas en particular durante el otoño, el invierno y la primavera. Las aguas termales de Río Hondo surgen junto al Río Dulce, probablemente debido a las alteraciones geológicas provocadas hace millones de años por algún cataclismo natural. Cerca de las termas se visita el Dique Frontal, cuyo lago artificial funciona como balneario y centro de deportes náuticos, además de atraer a los pescadores deportivos. Las propiedades termales de las aguas de Río Hondo recomiendan la hidroterapia para estimular el sistema inmunológico, reactivar el metabolismo, calmar dolores y relajar los músculos, y llevar a cabo terapias restablecedoras del sistema nervioso y contra el estrés. Por las noches, sin embargo, se permiten algunas emociones: son las que brinda el juego en el Casino de las Termas, uno de los principales centros de reunión de los turistas además de las discotecas, teatros y peñas.

Neuquén y Mendoza La actividad volcánica propia de muchas zonas de la extensa cordillera de los Andes generó surgientes termales en muchos puntos de esta cadena montañosa. En Neuquén, que con los años ganó reputación por la calidad de sus servicios y la hermosura de sus paisajes, se encuentra el complejo de Caviahue-Copahue, dos villas separadas por apenas 17 kilómetros de ripio que cuentan con centros termales. Caviahue está a orillas del lago del mismo nombre y al pie del volcán Copahue, sumergida en un paisaje de araucarias, arroyos y cascadas típicos de la región de los lagos neuquina. La villa goza de un microclima particular que atrae a los turistas no sólo en verano sino también en invierno, temporadas en las que se organizan caminatas, cabalgatas, trekking y pesca con mosca. A partir de julio, el esquí se convierte en un atractivo particular del lugar, apartado y majestuoso, que en su veta termal se recomienda especialmente para tratar reuma y artrosis.
Copahue, en cambio, cuenta con un Complejo Termal de Balneoterapia donde se ofrecen servicios de hidroterapia, vapoterapia y fangoterapia en el verano, y está más indicado para los casos de asma. Sus aguas tienen temperaturas que oscilan entre los 25 y los 70 C.
Pasando de Neuquén a Mendoza, la región entre Malargüe y San Rafael también es rica en vertientes termales, con varios centros pequeños que ofrecen una variedad de servicios y beneficios gracias al agua que brota a altas temperaturas de los manantiales montañosos (ver recuadro). Pero si la provincia sin duda merece ser tan famosa por sus aguas como lo es por sus vinos, se debe a sus dos principales complejos: Cacheuta y Villavicencio. El Centro Climático Termal Cacheuta se encuentra a unos 40 kilómetros de la ciudad de Mendoza, enmarcado por la cordillera de los Andes y el río Mendoza. El principal centro hotelero es el Hotel & Spa Termas de Cacheuta, totalmente destinado a cumplir las expectativas de quienes llegan atraídos por su lema: “salud por agua”. En sus instalaciones se ofrecen baños termales individuales, en grutas artificiales donde al agua oscila entre los 35 y 50 C, y tratamientos de fangoterapia, que aprovechan los minerales contenidos en los barros naturales para restablecer la lozanía de la piel. En Mendoza también se encuentran las aguas terapéuticas de Puente del Inca, sobre la RN 7, fuertemente sulfurosas y famosas por su propiedad de solidificar los objetos que permanecen sumergidos cierto tiempo en ellas.

Termas del Litoral Un recorrido por las termas argentinas no puede soslayar otro de los grandes polos de concentración de aguas termales, que curiosamente surge en Entre Ríos. En el noroeste de la provincia, en plena llanura y casi a orillas del caudaloso río Uruguay, donde no hay ni asomos de volcanes o montañas, los complejos de Colón, Concordia y Federación están entre los más visitados del país. El fenómeno se explica en parte por su cercanía con ciudades importantes y con facilidad de acceso, lo que permitió un gran aprovechamiento de los manantiales, surgidos a gran profundidad, donde las aguas encuentran en contacto con la actividad geotérmica del subsuelo. El complejo de Colón consta de diez piletas, al norte de la ciudad, con diferentes temperaturas. Estas aguas son ricas en sodio, cloruro, potasio y fosfato. El segundo centro termal entrerriano es el de Concordia, con cinco piletas de aguas templadas y calientes que brotan a 46 C (se las indica en particular para tratar afecciones de la piel) y finalmente las Termas de Federación completan el panorama, promocionándose como Primer Pozo de Aguas Termales de la Mesopotamia. En Federación hay nueve piletas con aguas que brotan desde más de 1250 metros de profundidad y llegan a la superficie a unos 40 C.

Compartir: 

Twitter
 

Un poco de juego bajo un chorro de agua en las tradicionales termas de Río Hondo.
SUBNOTAS
 
TURISMO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.