UNIVERSIDAD › AVANZAN LAS NEGOCIACIONES POR EL BUFFET DE LOS COLEGIOS DE LA UBA

Polémica en el bar (escolar)

Después de las sanciones a estudiantes, en el Nacional de Buenos Aires se discuten mejoras para el bar comedor. En el Pellegrini, el rector propuso que el nuevo buffet sea administrado por una entidad sin fines de lucro. Los alumnos analizan el proyecto.

Mientras continúa el conflicto por las sanciones aplicadas a nueve alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires que participaron de la toma del Colegio (ver aparte), el debate de la cuestión de fondo que generó los reclamos en las escuelas de la UBA entró en una nueva etapa. Se discuten alternativas y mejoras al bar comedor que funciona en el Nacional, y en la Escuela Carlos Pellegrini las autoridades presentaron un proyecto de bar institucional gestionado por una entidad sin fines de lucro.

El conflicto comenzó antes de las vacaciones de invierno, cuando los alumnos del Pellegrini y del Buenos Aires reclamaron un buffet comedor sostenido con fondos públicos de la universidad y no administrado por manos privadas. El caso del Pellegrini es urgente: comenzó el año sin buffet, tras concluir la última concesión a fines del año pasado.

El rector del Pellegrini, Marcelo Roitbarg, presentó ante la comunidad académica un proyecto de “bar institucional”. El plan es el siguiente: la cooperadora del colegio se haría cargo de las refacciones del espacio del bar y, en conjunto con el aporte económico del colegio, se encargaría del equipamiento. Se promovería luego la contratación directa de la concesión del bar, pero con la salvedad de que sólo podría tratarse de entidades sin fines de lucro: mutuales, asociaciones civiles, cooperativas de trabajo.

En diálogo con Página/12, Roitbarg agregó una opción: “Alentamos que la entidad sea constituida por padres, profesores y personal no docente. Podríamos conformar una mutual entre nosotros para gestionar el bar”, dijo. El rector señaló que “a los alumnos les pareció una propuesta seria, que merecía estudiarse, y quedaron en dar su opinión”. Como complemento, Roitbarg anunció que la UBA lanzó un “amplio sistema de becas para las tres escuelas preuniversitarias” (400 pesos mensuales durante diez meses). Los estudiantes del Pellegrini analizan la propuesta. En principio la aceptarían, aunque con ciertos requisitos: “Para nosotros es fundamental que el Consejo de Escuela Resolutivo (nuclea a autoridades, profesores, graduados y alumnos) pueda tener buena capacidad de decisión y administración del bar”, dijo Juan Gutman, vocal del centro de estudiantes. El proyecto de Roitbarg prevé que una comisión especial del CER se encargaría de “fiscalizar” los precios y la calidad de los productos. Que la entidad sea sin fines de lucro “es un punto básico, y creo que con el rector está bastante consensuado”, agregó Gutman, y “si además es gestionado por alguien de la comunidad sería mucho mejor aún, mucho mejor que alguien ajeno interviniendo en la alimentación de todos”. Pero se mostró cauto: “Igual es complicado llevarlo adelante, hace meses que venimos reclamando lo mismo”.

En el Nacional de Buenos Aires también se discute cómo mejorar el servicio de alimentación. Desde hace dos meses funciona una comisión especial para optimizar la calidad y los precios, ya que la actual concesionaria genera rechazo en los estudiantes. En la comisión se planteó firmar un acta que en la visión de los alumnos tiene “ciertas partes reivindicativas”, pero que no soluciona la cuestión de fondo. De firmar el acta, los estudiantes deberían levantar el kiosco paralelo que armaron para vender alimentos a bajos costos. Ahora tendrán que someter a votación su postura.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.