UNIVERSIDAD › OPINION

Paliar los déficit de formación

Por Juan Carlos Pugliese *

La Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) impulsa una propuesta de mejoramiento de la formación de los estudiantes que ingresan en la universidad sin las destrezas intelectuales y culturales imprescindibles para apropiarse de los conocimientos avanzados que imparten las distintas cátedras desde los primeros años de cada carrera. Esta iniciativa provocó reacciones críticas y estimulantes. Creo pertinente aportar algunas precisiones sobre las intenciones y programas de la SPU, que intenta introducir criterios generales de planificación indicativa en el ámbito universitario argentino.
Hasta ahora, la secretaría se limitó a fomentar un ciclo de formación básica que desarrolle las aptitudes académicas mejorando las destrezas de los ingresantes a las universidades, y promover el desarrollo de la habilidad más preciada en los tiempos que corren: aprender a aprender.
Una de las objeciones a esta iniciativa es que “las necesidades académicas de cada carrera son específicas y no pueden cubrirse en áreas generales –ciencias sociales y humanas, ciencias naturales y exactas– ni completarse en sólo dos años”. La crítica sería justa si éste fuese, en realidad, el propósito de la propuesta. Pero ocurre que la SPU no busca influir en los planes de estudios de las universidades –lo cual contravendría el principio de la autonomía universitaria consagrado por la Constitución–, sino aportar soluciones prácticas al inocultable problema de la crecientemente deficitaria formación básica de los ingresantes.
Se trata de crear las condiciones para que los estudiantes puedan apropiarse en tiempo y forma de tales contenidos. Esas condiciones de formación personal traducidas en destrezas para el estudio son las que hoy evidencian su ausencia y ponen en duda al conjunto acerca del esfuerzo institucional de las universidades, que movilizan recursos públicos para aplicarlos inadecuadamente.
La propuesta de la SPU busca promover el debate en el Consejo de Universidades y los CPRES (consejos regionales) y alertar sobre la necesidad de identificar los conocimientos y destrezas que se requieren del secundario para la universidad, constituyendo un bloque de contenidos básicos que no sólo apreste al aspirante para ser productivo en la universidad, sino que, además, disponga de un diploma que acredite esas destrezas para continuar en la universidad o bien para competir en un mercado laboral.
La propuesta tiende también a facilitar la movilidad de estudiantes y la interacción entre las casas de altos estudios. Se trata, en fin, de estimular acciones institucionales tendientes a la creación de mecanismos para paliar los déficit de formación de los estudiantes; y acreditar los conocimientos básicos universitarios para capacitarlos para el trabajo y facilitar la culminación de las carreras de grado.
* Secretario de Políticas Universitarias, Ministerio de Educación.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Paliar los déficit de formación
 
UNIVERSIDAD
 indice
  • Tras los huevazos, palos entre Jaim y Shuberoff
    Por Javier Lorca

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.