Imprimir|Regresar a la nota
Cultura Digital|Martes, 31 de enero de 2012
Entrevista a Werner Vogels, vicepresidente y jefe de tecnología en Amazon

En una nube de datos

Mientras se debate en el mundo sobre el cierre de Megaupload y la pérdida de miles de datos privados, Vogels habla sobre la importancia de su “nube”.

Por Rosa Jiménez Cano *
/fotos/20120131/notas/na16fo01.jpg

Amazon abrió una tienda de libros en Internet en 1996. Después empezó a vender todo tipo de bienes de consumo. La última frontera eran las descargas para su lector de libros electrónicos, Kindle. El reto era mantener una infraestructura capaz de sostener todas las peticiones, pero fueron más allá al pensar que con el excedente ofrecerían un servicio de almacenamiento flexible. En 2006 nacía su nube: Amazon Web Service. El servicio de hospedaje es tan flexible que se paga por consumo.

Werner Vogels (Amsterdam, 1958) es vicepresidente y responsable de tecnología de Amazon. De él depende todo el tráfico de la compañía y de algunas otras. Por ejemplo de Dropbox, el servicio para guardar y compartir archivos con amigos. Es un paso previo al iCloud (Apple), con precio ajustado y que supone una amenaza a las memorias USB.

Evernote, una de las aplicaciones más usadas en iPad, que igual sirve para hacer un esbozo, tomar notas o conservar un enlace, también se guarda en este almacén virtual. “A partir de nosotros han nacido muchísimas aplicaciones. Esa es nuestra ambición, ser capaces de crecer con nuestros clientes. Si ellos lo hacen, nosotros también”, dice Vogels.

El sistema es tan flexible que ni siquiera el pago es fijo. “Se paga por consumo. Hay paquetes que lo hacen más rentable, pero no queremos que nadie sienta que desperdicia el dinero. Tenemos dos palabras clave: elasticidad y escalabilidad. Tampoco es necesario empezar con un gran capital porque la factura se adapta al consumo. En los últimos dos años, hemos bajado los precios 15 veces.” De los últimos en llegar es Playfish, la segunda empresa en juegos sociales tras Zynga, propiedad de Electronic Arts.

¿Y si alguna vez sufren cualquier accidente en un servidor? “Nunca hemos perdido ningún dato. Lo contrario es inaceptable. Es nuestra frase oficial y es la realidad.” ¿Y si ocurriera? “No se repetiría y compensaríamos al cliente. Pero insisto, no nos ha pasado nunca. Amazon, como tienda, nace con vocación de atender mejor que nadie a la clientela. Es la misma filosofía que seguimos con nuestro almacenamiento que, como dije, nació para consumo propio. Estoy seguro de que nadie es tan exigente como lo somos con nosotros mismos.”

La mayoría de las quejas de los servicios de hospedaje de datos provienen de la asistencia técnica. “El soporte al cliente es parte de nuestro ADN. Sin Amazon como tienda no existiría, así que el soporte 24/7 es una herencia.”

Uno de los impedimentos a los que se enfrentan las empresas que proporcionan servicios en Internet es la disparidad de leyes por países. El gobierno francés prevé destinar 135 millones de euros a la creación de su propia nube, con la intención de evitar que datos sensibles se alberguen fuera de sus fronteras.

Vogels no se pronuncia sobre la propuesta, pero sí sobre el funcionamiento de su servicio: “Normalmente, no se hospeda todo en el mismo servidor. El desarrollador siempre tiene información sobre dónde están sus datos. Cuantos menos problemas tengamos, mejor, así que siempre nos adaptamos a las leyes locales”.

* De El País, de España. Especial para Página/12.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.