Imprimir|Regresar a la nota
Deportes|Sábado, 14 de abril de 2007
ENTREVISTA CON GUILLERMO CAÑAS, LUEGO DE SU INOLVIDABLE ULTIMO MES EN EL CIRCUITO

“Mi gran obsesión es Roland Garros”

Tras sus victorias ante Federer y la final en Miami, Willy sueña con el Abierto de Francia y con meterse entre los veinte.

Por Hernan Matz
/fotos/20070414/notas/NA20FO01.JPG
Guillermo Cañas de descanso: “Es grandioso todo lo que logré en poquito tiempo”.

“El jueves me bajé del avión y no paré de dar notas. No doy más”, confiesa con un gesto de resignación. Guillermo Cañas casi no tiene tiempo para descansar. En medio de extensas sesiones fotográficas, el tenista de Tapiales, siempre con una sonrisa, se tomó uno rato para relajarse y se sentó a charlar con Página/12 en el Vilas Club, de Palermo. “Me dijeron que los partidos con (Roger) Federer fueron una locura acá. Recién ahora estoy cayendo. Igual yo sigo siendo el mismo de siempre”, remarcó el jugador número 29 en el ranking de la ATP. Recuperado de la eliminación en los cuartos de final de la Copa Davis ante Suecia, Cañas contó cómo vive su exitoso presente en el circuito, disparó contra los jugadores que lo acusaron por su sanción por doping y adelantó que su “obsesión” más inmediata es ganar Roland Garros.

–¿Lo sorprendió todo lo que logró en este último mes?

–Sinceramente, todavía no me di cuenta. Me dijeron que los triunfos contra Federer acá se vivieron como un partido de la selección de fútbol. Yo me pongo loco cada vez que juega la Argentina, por eso me cuesta creer que la gente lo vivió así. Es difícil hacer sentir esas cosas con un partido de tenis. Muchos me contaron que fue una locura. Para mí imaginate que fue increíble. Es grandioso todo lo que logré en este poquito tiempo.

–El objetivo inicial era terminar el 2007 entre los 20 mejores del ranking. Hoy está 29, ¿el próximo paso es apuntarle a los top ten?

–Todos sabemos al nivel en el que estoy jugando. Siempre fui quemando etapas en mi vuelta y mi gran meta es terminar entre los 20 mejores. Sé que la voy a cumplir pronto, pero no me quiero adelantar. Incluso, cuando la cumpla me voy a proponer otro objetivo y también lo voy a conseguir.

–¿Se siente más arriba de lo que marca su ranking?

–Hoy estoy entre los mejores del mundo. No quiero ponerme ni uno ni dos ni treinta. Hace unos meses que mi ranking es mentiroso y ahora también. El puesto es fruto de la constancia de todo un año y todavía tengo mucho por sumar. No me quiero poner ni un límite ni un techo. Sé que estoy en un gran nivel. Vamos a ver cómo termino en el año.

–Cada vez que obtiene algo importante regresa unos días a la Argentina, ¿es su cable a tierra?

–Volver a la Argentina es un recargo de energías necesario. Hay cosas que necesito, como dormir en mi cama, estar en casa con mi familia y amigos, y mirar la tele en mi sillón. Es una manera de parar un poco y darme tiempo para disfrutar todo lo que logré.

–¿Qué cosas cambiaron después de haberle ganado a Federer y alcanzar la final de Miami?

–La verdad es que recién ahora estoy cayendo. Igual los dos partidos fueron muy diferentes. En el primero, entré con la intención de ganar, pero sabía que podía jugar el mejor partido de mi vida y quedar eliminado, algo que es normal con Federer. Se me dio todo y al ratito millones de mensajes, cientos de periodistas. Fue como haber ganado un torneo gigante.

–En el segundo demostró que el primero no fue sorpresa...

–Entré con mucha más confianza. En el primero salí a ganar; en el segundo estaba convencido de que lo podía ganar. Sabía cómo controlarlo, cómo manejar los tiempos del partido. Y además, vale el doble porque él mostró un gran nivel.

–De hecho en los últimos días Federer dijo que esas derrotas le quitaron confianza...

–Me sorprendió que el más grande, el número uno, estuviera hablando de mí. No sé si le sacaron confianza las derrotas, pero tené en cuenta que no está acostumbrado a perder. Es difícil ponerse en su lugar. Para él debe ser jodido. Para los jugadores normales, no.

–En la gira previa a Roland Garros nunca tuvo grandes resultados, ¿es una cuenta pendiente?

–Puede ser. Obtuve buenos resultados en mi carrera, pero tengo una cuenta pendiente con esa gira. Me gustaría jugar la gira sobre polvo en gran nivel. Me bajé de Montecarlo porque quiero llegar bien físicamente. Arrancaría en Barcelona, aunque también podría bajarme. Lo importante es que me sienta cómodo y, por suerte, la pierna está respondiendo bien.

–De todos modos, el gran objetivo sigue siendo Roland Garros...

–Mi obsesión más grande es Roland Garros. Es el torneo que más deseo ganar desde que arranqué a jugar al tenis.

–Para ganarlo va a tener que superar a Nadal. Al menos llega con buenos antecedentes...

–Sólo espero tener un gran Roland Garros. Hoy me tengo mucha confianza y siento que le puedo ganar a cualquiera. Espero que pueda continuar con esta racha.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.