Imprimir|Regresar a la nota
Economía|Sábado, 21 de junio de 2014
LOS ANALISTAS CELEBRARON EL ANUNCIO DE LA PRESIDENTA Y AVIZORAN UN ACUERDO

Economistas a favor de la negociación

“Nunca hay que negociar con miedo y nunca hay que tener miedo de negociar”, aseguró Aldo Ferrer a Página/12. Consultores de la city también lo consideraron positivo.

Por Federico Kucher
/fotos/20140621/notas/na10fo01.jpg
En el mercado afirman que el Gobierno pagará con bonos.

“Nunca hay que negociar con miedo y nunca hay que tener miedo de negociar”, aseguró ayer a Página/12 Aldo Ferrer. El economista del Plan Fénix empleó la frase del ex presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy para resumir la situación Argentina en el conflicto contra los fondos buitre. Consideró razonable la decisión de Cristina Fernández de Kirchner de abrirse al diálogo con los acreedores que no ingresaron a los canjes de deuda para evitar entrar en default. Afirmó que “la autonomía financiera del país permite ir a la negociación con la cabeza levantada para conseguir un trato compatible con el interés nacional”. Consultores de la city también tomaron como un dato positivo las declaraciones de la mandataria. Consideraron que el Gobierno les pagará a los buitres con bonos similares a los de Repsol, con lo cual se cerrará el capítulo de la deuda incumplida tras el colapso de la convertibilidad.

“Los fondos buitre dentro de poco tiempo van a ser nada más que una anécdota”, dijo Ferrer. Señaló que el Estado argentino no recurrió en los últimos años al crédito internacional para financiarse ni generó burbujas especulativas en el mercado interno, por lo que tiene un alto grado de autonomía financiera para encarar cualquier proceso de negociación. Destacó que la preocupación del país no puede concentrarse en los buitres sino en la construcción de nuevas herramientas para atacar el desequilibrio estructural de la economía. “Las exportaciones de la industria no alcanzan para compensar la necesidad de importación del sector, lo cual genera un déficit del comercio que resta divisas claves para el crecimiento. El tema central para resolver es este viejo problema de las economías semiindustrializadas, donde el desarrollo del complejo manufacturero termina dependiendo de cuántos dólares genera el campo.”

Consultores del mercado también interpretaron de manera favorable la posición de Argentina de buscar un “arreglo justo” con los holdouts. “El discurso de la Presidenta muestra que hubo una definición. Está muy bien porque era necesario evitar el default”, dijo a este diario el economista Javier Alvaredo, de AMC. Afirmó que no acatar el fallo del juez Thomas Griesa era una elección equivocada. “Default significaba amplificar los problemas que ya viene enfrentando la Argentina. Mayor presión cambiaria, mayores tensiones inflacionarias, incremento de la incertidumbre, aumento de las tasas de interés, caída de actividad. La mejor noticia es que este escenario se cambia por la negociación”, precisó.

Alvaredo subrayó que alcanzar un arreglo con los fondos buitre no será una tarea sencilla, puesto que la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de no revisar el fallo de Griesa contra el país los colocó en una situación muy ventajosa. “La Argentina les va a tener que ofrecer como mínimo una salida similar a la que negoció con Repsol. Esto, aunque sigue siendo injusto, es mejor que el costo económico de una cesación de pagos”, dijo. Mencionó que hacer un acuerdo con bonos no es los mismo que cancelar en efectivo la deuda con los holdouts, porque legalmente se hace discutible la validez de la cláusula RUFO. “Hacia adelante el escenario es de tranquilidad gracias a la negociación. Arreglar con el ciento por ciento de los acreedores será positivo para la economía”, cerró.

El economista de Econométrica, Ramiro Castiñeira, compartió la idea de que Argentina saldará su deuda con los acreedores que no ingresaron a la reestructuración a través de la emisión de un bono. “La deuda con los hoIdouts implica alrededor de 15 mil millones pero en menos de un año lo que habrá que pagar serán los 10 mil millones de dólares que están bajo legislación estadounidense. Lo interesante es que a estos fondos les conviene aceptar bonos. La caída del riesgo país a partir de solucionar este conflicto le va a reportar todavía más ganancia a los buitres (por haber aceptado estos títulos)”, apuntó. Agregó que la salida también es beneficiosa para el país porque permitirá no afectar el nivel de reservas internacionales, al no tener que pagar en efectivo y de una sola vez esta deuda. “No hay que tener miedo. Acatar el fallo por más injusto que sea permite cerrar el ciclo de endeudamiento de la dictadura y los noventa con resultados sumamente elogiosos.”

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.