Imprimir|Regresar a la nota
El mundo|Viernes, 16 de septiembre de 2011
Cuentas bancarias de uno de los descendientes de Khadafi

Hannibal, el hijo multimillonario

Por Kim Sengupta *

Antes de que los rebeldes de Libia derrocaran a su padre, Hannibal al Khadafi, de 36 años, tomó la precaución de revisar sus finanzas. Había una transferencia bancaria por 13.999.928,82 dólares, otra por 6.439.201,76 y una tercera, más modesta, de 3.233.434,10. Los documentos con detalles de las cuentas en París, Panamá y Túnez fueron encontradas por The Independent en una computadora portátil que le pertenecía al cuarto hijo de Muammar Khadafi, abandonada cuando huyó con su familia de su mansión en Trípoli.

Los papeles mostraban la cuantía de la riqueza que Hannibal Khadafi había acumulado mientras trabajaba como “consultor” para la corporación marítima nacional de Libia. Muchas de las transacciones involucran a Amen Banc y el Banco Internacional Norafricano, ambos con sedes en la capital tunecina, y la empresa Indotex S.A., con sede en Panamá. Otros atraviesan miles de instituciones antes de terminar en la cuentas de los paraísos fiscales.

Hannibal Khadafi, su mujer Aline Skaf, una ex modelo del Líbano, y sus dos hijos han buscado refugio en la vecina Argelia, junto con otros miembros de la familia Khadafi. El nuevo gobierno libio pidió que los argelinos los devolvieran para enfrentar los cargos, incluyendo el de robo de bienes del Estado.

Ayer, en una conferencia de prensa en la capital, acompañado de Cameron y Sarkozy, el jefe del Consejo Nacional de Transición, Mustafá Abdul Jalil, declaró: “Los ciudadanos de este país ganaban un promedio de 300 dólares mensuales. Le pedimos a los países extranjeros que nos den los detalles de las cuentas de los libios para que podamos traer el dinero de vuelta”.

Junto con sus archivos de negocios, Hannibal Khadafi tenía docenas de fotos de su mujer, parientes y hermanos. Las imágenes lo muestran navegando en uno de sus yates o preparándose para subir a su jet privado. También el numeroso personal que tenía para cuidar de su familia, incluyendo a Shweyga Mullah, una niñera etíope que después se descubrió que tenía quemaduras severas como resultado del agua hirviendo que le tiró Aline Skaf por no mantener en silencio a los niños.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.