Imprimir|Regresar a la nota
El mundo|Miércoles, 7 de diciembre de 2011
Tras el anuncio que hicieran Sarkozy y Merkel

Cameron amenazó con el veto

Por Andrew Grice *

David Cameron amenazó anoche con vetar un nuevo tratado de la Unión Europea para ayudar a solucionar la crisis de la deuda de la Eurozona salvo que proteja la ciudad de Londres. El primer ministro levantó la apuesta sobre el plan franco-alemán para rescatar la moneda única después de que se supiera que el tratado propuesto incluiría probablemente a los 27 miembros de la UE, incluyendo al Reino Unido. Algunos ministros británicos esperaban que sólo necesitara la aprobación de las diecisiete naciones de la Eurozona, lo que hubiera reducido la presión que ejercen los euroescépticos miembros del Parlamento conservador sobre Cameron para obtener concesiones a cambio de firmarlo.

Francia favorece un tratado de la “Eurozona sola”, pero fuentes de la UE sugirieron ayer que una mayoría de países apoyan el plan de Alemania de un tratado más amplio de la Unión Europea. También lo hace la Comisión Europea, en medio de dudas sobre si el tratado de diecisiete naciones podría usar instrumentos tales como la Corte Europea de Justicia para imponer frenos presupuestarios a los gobiernos.

Un paquete de rescate propuesto fue expuesto en una carta de Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo ante los gobiernos de la UE –las 27 cabezas de gobierno que discutirán un cambio del tratado en Bruselas mañana a la noche–. Cameron le dijo a la cadena BBC: “No firmaré un tratado que no proteja un mercado único de la UE y los servicios de la industria financiera”. Concedió que el mayor interés británico ahora era solucionar la crisis de la Eurozona. “Queremos solucionar la crisis monetaria, pero también queremos proteger y defender los intereses británicos”, dijo. Su posición enojará a algunos de la Eurozona, que han acusado a Gran Bretaña de sermonearlos desde afuera mientras se negaba a contribuir con fondos para rescatar al euro.

Por su parte, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, bromeó ayer con que Francia es “más amigable en los negocios” que Gran Bretaña por el aumento en los impuestos del gobierno de David Cameron. Sugirió que estimaba que 300.000 jóvenes franceses viviendo en Londres pronto estarían “hartos” de pagar los impuestos británicos y regresarían a Francia. En un inglés aproximado agregó: ¡Es una broma. No le digan a David Cameron, a quien le tengo simpatía!”.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: C. D.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.