Imprimir|Regresar a la nota
El mundo|Jueves, 6 de junio de 2013
Por sexto día hubo manifestaciones en Turquía

Sigue la presión sobre Erdogan

Las protestas en Turquía contra el gobierno de Recep Tayyip Erdogan entraron en una nueva fase ayer, con la movilización de dos importantes sindicatos tras seis días de masivas manifestaciones en varias ciudades del país. La Confederación Sindical de Obreros Revolucionarios (DISK) se sumó a la Confederación de Sindicatos del Sector Público (KESK), que convocó el martes a una huelga de solidaridad de dos días con los manifestantes. La DISK reivindica unos 420.000 miembros. Los dos sindicatos, marcadamente de izquierda, anunciaron marchas de protesta y huelgas en las principales ciudades turcas. Pese a las “disculpas” del gobierno a las víctimas de la violencia policial, miles de personas invadieron durante la noche la plaza Taksim de Estambul, donde volvieron a pedir la salida de Erdogan. También en Ankara se congregaron miles de personas.

En la noche del martes al miércoles, la policía utilizó cañones de agua para intentar dispersar a los manifestantes, según los medios locales.

Una vez más, los manifestantes intentaron dirigirse hacia las oficinas del primer ministro en Estambul y Ankara, como ya lo habían intentado en otras ocasiones. También se produjeron enfrentamientos en la localidad de Hatay (sudeste), en la frontera siria, donde un joven de 22 años falleció el domingo tras resultar herido en una manifestación.

Según la cadena de televisión NTV, dos policías y tres manifestantes resultaron heridos ayer por la mañana en Hatay. Al menos 25 personas fueron detenidas en Izmir (oeste) por haber difundido en Twitter “informaciones falsas y difamatorias” informó la agencia Anatolia. Ali Engin, un responsable local del principal partido de oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP) declaró a Anatolia que los sospechosos fueron detenidos por haber “llamado a la gente a manifestarse”.

Anteayer, un día después de la muerte de un segundo manifestante –las víctimas ya son tres–, el viceprimer ministro Bulent Arinç intentó reducir la tensión al calificar de “legítimas” las reivindicaciones de los ecologistas, que originaron el viernes pasado el amplio movimiento de protestas. Arinç, a diferencia del tono firme empleado por Erdogan –que sigue hasta hoy de gira por el Magreb–, ha tenido una actitud más conciliadora. Los enfrentamientos han dejado más de 1500 heridos en Estambul y al menos 700 en Ankara, según las organizaciones de defensa de derechos humanos y los sindicatos de médicos. Estas cifras no fueron confirmadas por las autoridades.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.