Imprimir|Regresar a la nota
El mundo|Martes, 15 de agosto de 2006
DIFUNDEN UN VIDEO DE CHAVEZ CON FIDEL EN EL HOSPITAL

Una charla de tres horas con el amigo

Tras las primeras fotos que se difundieron el domingo, ayer se conoció un video con la visita del presidente venezolano a su amigo convaleciente. Fidel está recostado en la cama de hospital, pero mantiene con lucidez una charla con Chávez. También se encontraba Raúl Castro.

Por Mauricio Vicent *
Desde La Habana
/fotos/20060815/notas/NA17FO01.JPG
Fidel y Chávez durante la visita de tres horas que realizó el presidente venezolano a su amigo convaleciente.

Finalmente, hubo “pica cake” el día del 80º aniversario del Comandante. Pero en vez de compartir torta de cumpleaños, Fidel Castro y el presidente venezolano, Hugo Chávez, se tomaron juntos un frugal yogurt en la habitación del hospital donde se recupera el mandatario. Fueron “tres horas de emotivo intercambio”, según el diario oficial Granma, que ayer publicó ocho fotos del encuentro “entre hermanos” de Chávez, Fidel y el presidente en funciones, Raúl Castro. En ellas, el enfermo aparece risueño y rozagante, aunque por primera vez acostado en una cama. Además, la televisión cubana difundió ayer un video de ocho minutos con el encuentro de ambos líderes. Es el primer video del líder cubano desde que el 31 de julio reveló que fue sometido a una cirugía intestinal y cedió el poder a Raúl por primera vez en 48 años.

Las imágenes de Granma nada tienen que ver con las cuatro aparecidas el domingo en Juventud Rebelde, en las que Castro tenía el rostro algo demacrado y, sentado y en chándal, era evidente que posaba un tanto forzado. Ayer reposaba en cama, pero su rostro era mucho más relajado y al parecer reía con ganas. “¿Qué ser humano es éste? ¿De qué material está hecho?”, dice Granma que dijo Chávez al comprobar “la capacidad de recuperación del Comandante”. El presidente venezolano viajó el domingo desde Caracas para pasar el día con su amigo, a quien trajo de regalo una daga del Libertador Simón Bolívar y una taza de la vajilla de Napoleón que atesoraba el prócer.

Raúl Castro, también sonriente en las fotos, le obsequió un retrato de Fidel hecho en 1959 por el pintor mexicano David Alfaro Siqueiros, que durante algún tiempo adornó su despacho. Las últimas fotos de Granma y el texto que lo acompaña, abiertamente optimista, ha tranquilizado a los más leales del Comandante, que el domingo pudieron sentirse preocupados por el tono de su mensaje a la nación, en el que advirtió que todavía existían “riesgos” y pidió a sus compatriotas “estar listos para cualquier noticia adversa”. Algunos se lo tomaron como un simple ejercicio de “sinceridad” del Comandante, sin mayores intenciones. Pero otros interpretaron sus palabras en el sentido de que las cosas no iban tan bien como hasta ese momento habían hecho ver la prensa oficial y los dirigentes en sus declaraciones.

Ayer Granma regresó a los mensajes tranquilizadores y animosos: “Fidel esperó a Chávez en el lecho donde se recupera y compartió con él más de tres horas de emotivo intercambio, anécdotas, risas, fotos, regalos, una frugal merienda y la alegría de una amistad entrañable”. Y también a los mensajes épicos: “Fue una tarde inolvidable, compartida entre hermanos de sangre y causa, que trajo fuerzas y aliento nuevo al aguerrido Comandante de mil batallas empeñado en una nueva victoria por la vida”.

Desde luego, quedó claro que la afición de Fidel Castro por las conversaciones interminables sigue intacta, aunque esté fuera del poder de modo provisional. Si el domingo, a la pregunta de ¿regresará Fidel al poder?, muchos cubanos no sabían qué responder, ayer la mayoría de los consultados respondían con un rotundo sí. Otra cuestión es cómo cree la gente que lo hará y con qué limitaciones podría volver el Comandante.

El diario Granma, al que no se puede acusar de encabezar una corriente “revisionista”, publicaba el sábado un artículo a página completa del escritor comunista portugués Miguel Urbano Rodrigues (quien entra en la categoría de “amigo de la revolución”), en el que se deja caer que, una vez “recuperada la salud”, Castro podría ser “por algunos años más una conciencia actuante de la humanidad revolucionaria si, alejado de agotadoras tareas de lo cotidiano, utiliza el tiempo para transmitir a su pueblo y al mundo” su experiencia.

De momento, en Cuba pocos se atreven a especular sobre el futuro. Quienes creen que poco a poco se va abriendo paso la idea de que una “nueva etapa” de la revolución comienza, aseguran que desde antes de la enfermedad de Fidel había señas claras de que el castrismo se empezaba a preparar de cara al pos- castrismo, en vida del líder, y por ello el interés en fortalecer el Partido Comunista. En la calle ahora la principal filosofía es ver, oír y esperar, pues, como dijo el propio Comandante, su proceso de recuperación no “durará poco”. Y eso hoy, la gente lo sabe, es lo vital.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.