Imprimir|Regresar a la nota
El mundo|Jueves, 14 de septiembre de 2006
TRAS LA RENUNCIA DEL GENERAL AMID, PIDEN LA DEL LIDER LABORISTA

Peretz quedó en el ojo de la tormenta

Por Donald Macintyre *
Desde Gaza

El reconocimiento de políticos ingleses de que un llamado al cese del fuego inmediato más rápido por parte de Estados Unidos y Gran Bretaña “podría haber funcionado” es una declaración tardía y obvia para muchos en el Líbano. En ese país, el gran número de muertos –la mayoría civiles– hubiera sido más bajo si dicho llamado hubiera sido hecho y si se le hubiera prestado atención. Un claro llamado de la administración Bush y su leal aliado británico podrían haber conseguido asimismo más espacio internacional para intentar reactivar el proceso de paz entre Israel y la Autoridad Palestina mucho antes.

La ironía es que semejante llamado de alto el fuego podría haber funcionado también para el relativamente nuevo gobierno israelí. Las actuales dificultades del gobierno de Ehud Olmert difícilmente hubieran sido peores si la resolución de cese del fuego 1701 hubiera llegado antes. La cabeza militar más importante que rodará es la de Udi Adam, el jefe del Comando del Norte, quien fue temporariamente marginado por el jefe de Estado Mayor, Dan Halutz, ya entrada la guerra. Adam pidió ayer poder dejar su puesto “lo más pronto posible”. El ministro de Defensa, Amir Peretz, se mostró sorprendido por el anuncio. “Un anuncio tal de un general no puede ser ignorado”, dijo Peretz a Radio Israel. “El Estado de Israel definitivamente tiene una gran deuda con Adam. Sin duda que necesitamos examinar el significado de esto, por qué decidió hacerlo”, agregó Peretz, quien tiene previsto reunirse con Adam para discutir el tema.

Pero Peretz también quedó en el ojo de la tormenta con la inesperada dimisión, pues su correligionario laborista y diputado Ami Ayalon dijo que el ministro debe seguir los pasos de Adam porque es tan responsable como él de los eventos en el Líbano. “El general Adam no es el único responsable por los eventos de la guerra en el Líbano. En el estamento político hay quienes son responsables, creo que Peretz debe asumir su responsabilidad y renunciar”, dijo Ayalon. Peretz afirmó sin embargo que en este momento su renuncia tendría un efecto “opuesto al que necesita Israel”.

Más allá de esto, Olmert tendrá que utilizar toda su sagacidad política para mantener la presidencia del Consejo en los próximos meses. Si la nueva Unifil reforzada tiene éxito, probablemente se quedará en casa. Si no cumple sus objetivos, los críticos del ala derecha juntarán más valor para acusarlo, en primer lugar, del mal manejo de la guerra y después, de haber aceptado un acuerdo no viable.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Virginia Scardamaglia.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.